Lección 11 | Miércoles 14 de marzo 2018 | Líbrame de la tentación… | Escuela Sabática Joven

MIÉRCOLES 14 DE MARZO
LÍBRAME DE LA TENTACIÓN…
DE QUERER TENERLO TODO
CÓMO HACER – MATEO 4:3-10; ROMANOS 8:8; 2 JUAN 2:16
La cultura de hoy en día insinúa fuertemente que nuestra felicidad, éxito y calidad de vida dependen de presentar una perfecta imagen personal, tener una abundancia de posesiones y acumular un sinnúmero de experiencias placenteras.
“El amor al dinero y a las cosas que el dinero puede comprar es verdaderamente un motivo primario o secundario detrás de todo lo que hacemos. […] Queremos lograr la felicidad consumiendo, adquiriendo y comprando… y lo queremos ahora”.* Nuestra capacidad de comprar ahora y pagar más tarde alimenta nuestro deseo de gratificación Instantánea.
La verdadera mayordomía nos equipa para luchar contra las tentaciones de Satanás y nos hace actuar para evitar la gratificación Instantánea al yo, mientras buscamos satisfacer a Dios. Aquí hay tres pasos para vencer la tentación de querer tenerlo todo:
» Toma notas. Sé brutalmente honesto para reconocer e Identificar en tu vida los ídolos que están consumiendo tu atención y tu tiempo, y que hacen que saques el foco de Jesús. Recuerda que la felicidad verdadera y perdurable solo se encuentra en Jesús. Pídele a Dios que te revele quién eres realmente en él y que exponga las percepciones falsas que hacen que busques gratificación en otro lado.
» Toma el control. Confiesa audazmente la Palabra de Dios en voz alta, como hizo Jesús (Mateo 4:3-10). Recuerda: cuando resistas al diablo, él huirá (Santiago 4:7). Encuentra versículos que parezcan hablar sobre tu situación y reclama las promesas. Cuando leas o declares la Palabra de Dios en voz alta, no solo Dios la oye, sino también los ángeles y van a obrar en tu favor (Salmo 103:20). También debes saber que su Palabra no puede volver a él vacía (Isaías 55:10, 11).
» Toma medidas. Entrégale la situación a Dios. Haz de él tu Fuente, y pídele que te ayude. Él es lo suficientemente grande como para manejar cualquier situación. Si confías en él en lugar de en tus propios sentimientos, te dará poder para tomar la decisión adecuada en el dilema que estés enfrentando (Proverbios 3:5,6). Agradece por lo que ya tienes. Dios te dará la perspectiva adecuada sobre tu imagen personal, dinero, posesiones y experiencias.
Al dar estos tres pasos, estás poniendo en primer lugar a Dios y su Reino, porque confías en que él suplirá todas tus necesidades (Mateo 5:33)
* Adam Hamilton, Enough: Discovering Joy Through Simplicity and Generosity [Ya es suficiente: Descubriendo el gozo a través de la simplicidad y la generosidad] (Nashville, Tenn.: Abingdon Press 2010), p. 74.

PARA PENSAR Y DEBATIR
La próxima vez que estés ante una situación que puede darte gratificación instantánea, pregúntate lo siguiente: (a) ¿Cuáles serán las repercusiones o consecuencias de mis acciones? (b) ¿De qué manera honrará a Dios? (c) ¿Puedo utilizar mejor mis recursos (tiempo, dinero, etc.) para un propósito más elevado?
Gina Miller, Nottingham. Reino Unido.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*