Lección 11 | Martes 12 de diciembre 2017 | Cómo se siente ser rechazado | Escuela Sabática Joven

MARTES 12 DE DICIEMBRE
CÓMO SE SIENTE SER RECHAZADO
Evidencia | Romanos 11:1-10
A lo largo del Antiguo Testamento, vemos a Dios hacer un pacto con el pueblo de Israel, estableciéndolos como su pueblo escogido (Éxodo 19:5; Deuteronomio 26:18, 19; 1 Pedro 2:9). A pesar de haber sido destacados por Dios, los israelitas desearon ser como las naciones que los rodeaban. Su menosprecio constante por los Mandamientos de Dios los llevó a ser cautivos de las naciones a las que se querían asemejar.
En un mundo en el que muchas personas dicen ser cristianas, dicen tener algún tipo de piedad (2 Timoteo 3:5) y dicen ser el remanente fundamentándose en sus intentos de cumplir la justicia a través de la ley, Dios nos dice, como le dijo a Elias, que él tiene un remanente de creyentes que han aceptado el regalo de la salvación por gracia a través de la fe en Cristo Jesús.
John Piper explica: “El Dios glorioso, cuya gloria consiste en que tiene libertad de elegir a quien quiera, no puede ser determinado ni obligado por nada fuera de sí mismo”.* Como vimos en Romanos 9:18: “Así que Dios tiene misericordia de quien él quiere tenerla, y endurece a quien él quiere endurecer”.
En segundo lugar, Dios endureció a los judíos como castigo por sus pecados. Dios lo hizo como una “retribución” a ellos (11:9), a causa de su corazón desobediente y duro (10:21) y su falta de fe (11:20). Israel había recibido mucha luz (9:4, 5), pero se había negado obstinadamente a responder a ella.
La pregunta de cómo se siente ser rechazado se puede responder con tres características: primero, estarán apagados e insensibles espiritualmente, sin poder percibir ni entender la verdad espiritual. Segundo, sus bendiciones se tornarán una maldición. Eso es lo que significa la cita del Salmo 69:22 (ver Romanos 11:9): Dios les da muchas bendiciones a los creyentes y a los no creyentes, sin distinción. Sin embargo, si no honran a Dios y le agradecen por ellas, su corazón insensato se oscurecerá y esas bendiciones serán una maldición que los aleja del gozo supremo de conocer a Dios (Romanos 1:21-32). Tercero, están camino al juicio final y absoluto. “Que se les nublen los ojos para que no vean, y se encorven sus espaldas para siempre” (Romanos 11:10).
Quienes no reconocen que su salvación es posible solo por medio de la gracia de Dios, y en vez de ello dependen de los ministerios en los que están involucrados, de cuánto diezmo dan o cuántas generaciones de su familia han estado en la iglesia, serán rechazados por Dios.
* John Piper, “The Argument of Romans 9:14-16” [El argumento de Romanos 9:14 al 16], Desiring God (blog). Disponible en deslrlnggod.org/artlcles/the-argument-of-romans-914-16.
Para pensar y debatir
¿Qué estás dispuesto a cambiar para no rebelarte contra Dios?
Lee Romanos 11:7 al 10. Pablo ¿está diciendo que Dios cegó a propósito a la parte de la población de Israel que rechazó a Jesús para que no se salve? ¿Qué hay de malo con esta idea?
Caileigh Harris, Atlanta, Georgia, EE. UU.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*