Lección 11 | Falsos maestros | Joven | Escuela Sabática

Del 3 al 9 de Junio

Falsos maestros

“Les prometen libertad, cuando ellos mismos son esclavos de la corrupción, ya que cada uno es esclavo de aquello que lo ha dominado” (2 Ped. 2:19).

SÁBADO 3 DE JUNIO

POZOS SIN AGUA Y CANILLAS TAPADAS O CONGELADAS

Introducción | 2 Ped. 2:17

La imagen mental de un pozo sin agua y de canillas tapadas o congeladas refleja un gran cumplimiento… y una profunda decepción. Esto genera algunas preguntas: ¿De qué modo manejas la decepción? ¿La aceptas como un hecho, o explotas porque alguien o algo te ha decepcionado?

Esta es una situación similar: casi todas las personas confían implícitamente en un maestro o profesor para que imparta conocimiento honestamente, con el fin de que alumnos aplicados examinen o apliquen principios ,y aprendan los conceptos necesarios para lograr sus metas académicas. Sin embargo, algunas veces, personas sin principios (falsos maestros) se mezclan en este grupo selecto. Lo extraño es que podemos encontrar este grupo indeseable en las iglesias y, lamentablemente, ellos traen consigo herejías peligrosas. La Biblia se refiere a ellos como “nubes sin agua” (Jud. 1:12) o “pozos sin agua” (2 Ped. 2:17).

Los cristianos son pozos de agua espiritual. Así también los falsos maestros parecen impartir la verdad; pero no pueden hacerlo sin tener el poder del Espíritu Santo, una profunda conversión y un compromiso firme. Ellos están en una misión diferente, una misión designada por el enemigo de Dios. Ellos predican un poco de verdad mezclada con error. Son vasijas vacías, sin agua espiritual, y al final serán condenados con un: “Aléjense de mí. No los conozco”.

En la lección de esta semana, te encontrarás con un Pedro menos impetuoso, cambiado por la gracia de Dios, que intenta apacentar a las ovejas de Dios. En 2 Pedro 2:1 al 3, y 12 al 22, él nos aconseja que no estemos con falsos profetas, y que nos cuidemos de los falsos maestros en la iglesia. Su conclusión es: “El día del Señor vendrá como un ladrón”; “esfuércense”; “crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor” (2 Ped. 3:10,14,18).

Cecily Daly, Huntsville, Alabama, EE.UU.

 

DOMINGO 4 DE JUNIO

ES HORA DE MIRAR DE NUEVO

Logos | Deut. 13:1-5; Sal. 26:4, 5; Mat. 7:15-20; 1 Juan 4:1 Falsa adoración (Deut. 13:1-5)

Deuteronomio 13:1 al 5 presenta las características de los falsos profetas y las falsas profecías. La manera de identificar falsos profetas o falsos maestros es observar cuidadosamente a quienes predicen a través de sueños y anuncian señales o prodigios. Quizá los eventos que hayan anunciado sucedan, pero ellos están animando a las personas a seguir a otros “dioses”. Primera de Samuel 16:7 revela que “el Señor le dijo a Samuel: ‘Note dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón’ “, Esto nos dice que Dios ya conoce qué hay en el corazón de cada uno; no necesitamos que algún ser humano nos diga qué tiene Dios en mente para nosotros.

Las personas tienen que saber por sí mismas quién es Dios, para no ser engañadas por lo que escuchan. Segunda de Timoteo 2:15 nos aconseja: “Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad”. Esto es lo más importante que debemos hacer. Es hora de mirar de nuevo, y mirar con cuidado.

Profetas verdaderos y falsos en el Nuevo Testamento (Mat. 7:15-20)

En Mateo se muestra lo mismo, pero de manera más sutil. Hay más falsos profetas de los que podríamos imaginar; hasta podemos encontrarlos dentro de la iglesia. Pretenden y proclaman ser hijos de Dios, pero no lo son. Aunque puede ser difícil detectar esto. Dios nos ha enseñado maneras de identificarlos: “Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos? Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno. Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego. Así que, por sus frutos los conocerán” (Mat. 7:16-20). Esto significa que su carácter muestra si tienen el fruto del Espíritu expuesto en Gálatas 5:22 y 23.

Más adelante, 2 Corintios 11:13 al 15 dice: “Tales individuos son falsos apóstoles, obreros estafadores, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz. Por eso no es de sorprenderse que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia. Su fin corresponderá con lo que merecen sus acciones”. Aquí vemos que Satanás tratará de engañar al pueblo de Dios en persona. Aparecerá con la verdad, pero siempre tendrá algo que no es la pura Palabra de Dios. Si nos fijamos en el relato de la Caída, él le dijo a Eva: “¡No es cierto, no van a morir!” (Gén. 3:4). A menudo, la información falsa sobre Dios es sutil y no se puede descubrir fácilmente, porque suena como la verdad.

Lo que Dios quiere que hagamos (2 Ped. 2:1; 1 Juan 4:1)

Primera de Juan 4:1 deja en claro qué hay que hacer a fin de discernir si cierta enseñanza es falsa o verdadera: “Queridos hermanos, no crean a cualquiera que pretenda estar inspirado por el Espíritu, sino sométanlo a prueba para ver si es de Dios, porque han salido por el mundo muchos falsos profetas”. Dios ha dado permiso a todos para examinar lo que se enseña. Debemos comparar lo que se dice en la Biblia con lo que enseñan los dirigentes religiosos, para ver si está de acuerdo con lo que dice la Palabra de Dios. Debemos evaluar, para determinar si debiéramos seguir la enseñanza que se nos da o no. Segunda de Pedro 2:1 afirma: “En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros, que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción”. Una manera de distinguir a los verdaderos maestros de la Biblia de quienes hacen falsas declaraciones en el nombre de Dios es que estos últimos terminarán negando el poder de Dios, la Trinidad o todo lo que Dios representa: entonces, sabremos qué es correcto y qué es falso.

La solución de Dios (Sal. 26:4, 5)

En el Salmo 26:4 y 5, David nos indica qué hacer con los hacedores de maldad, hipócritas y engañosos. Comienza diciendo: “No me siento con ellos, no me asocio con ellos, no me reúno con ellos”; y al final, deja en claro que se niega. Esto es lo mejor que los creyentes podemos hacer. Como cristianos, podemos estar en el mundo pero no ser de él. Dios nos ha dado lineamientos, e incluso ha dicho: “Eviten toda clase de mal” (2 Tes. 5:22). Esa es la solución: la solución de Dios y el camino a la victoria.

Terrell Holder, Huntsville, Alabama, EE.UU.

 

LUNES 5 DE JUNIO

ENFRENTANDO LAS AMENAZAS

Testimonio | 2 Ped. 3:9

Los falsos profetas y maestros son un problema tan grande en la iglesia de Dios de hoy como lo fueron en los comienzos de la iglesia primitiva. Jesús hizo provisión para su iglesia al preparar a los doce discípulos él mismo, y al advertir a los creyentes sobre los falsos pastores y protegerlos de estos. Pedro, el más impulsivo de los doce discípulos, quien negó a Cristo, fue restituido y recibió el solemne deber de “apacentar al rebaño”.

“En el plazo de unos pocos años, muchos de los que se habían ocupado como maestros y dirigentes de la iglesia habrían de sacrificar sus vidas por el evangelio. Pronto, lobos crueles penetrarían, no perdonando el rebaño. Pero ninguna de esas cosas debía desalentar a aquellos cuyas esperanzas se cifraban en Cristo. Con palabras de aliento, Pedro dirigió las mentes de los creyentes de las pruebas presentes y las escenas futuras de sufrimiento, a ‘una herencia incorruptible, y que no puede contaminarse ni marchitarse’

“Mientras exaltaba ‘la palabra profética más permanente’ como una guía segura en tiempo de peligro, el apóstol amonestó solemnemente a la iglesia contra la antorcha de la falsa profecía, la que sería levantada por ‘falsos doctores, que introducirán encubiertamente herejías de perdición, y negarán al Señor’. A esos falsos maestros, aparecidos en la iglesia y considerados por muchos de los hermanos en la fe como verdaderos, el apóstol los compara con ‘fuentes sin agua, y nubes traídas de torbellino de viento; para los cuales está guardada la oscuridad de las tinieblas para siempre’. ‘Sus postrimerías’, dice, ‘les son hechas peores que los principios. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, tornarse atrás del santo mandamiento que les fue dado’. […]

“No todos, sin embargo, serían engañados por los artificios del enemigo. Cuando el fin de todas las cosas terrenales esté cerca, se encontrarán fieles creyentes capaces de discernir las señales de los tiempos. Aunque un gran número de creyentes profesos negarán su fe por sus obras, habrá un remanente que resistirá hasta el fin”.2

A los fieles que son probados les puede parecer que la Segunda Venida se demora mucho, pero el apóstol les asegura: “El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. […] Él no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan” (2 Ped. 3:9). Habrá falsos maestros en la iglesia hasta que Jesús vuelva, pero no debemos permitir que ellos nos desalienten de creer en Jesús y difundir el evangelio.

’ Los hechos de los apóstoles, pp. 435,436. |2 Ibid., p. 442.

Para pensar y debatir

¿De qué manera te mantienes firme en medio de las controversias entre líderes justos e injustos?

¿Cómo puedes estar seguro de que lo que crees y enseñas no está en contra del evangelio de Jesús?

Gwendolyn Woods, Huntsville, Alabama, EE.UU.

 

MARTES 6 DE JUNIO

FALSOS MAESTROS

Evidencia | Mat. 7:20

La Palabra de Dios describe a los falsos maestros como lobos disfrazados de ovejas (Mat. 7:15). Al leer las historias, puedes darte cuenta de que la Biblia está repleta de ejemplos de falsos maestros y de cuán peligrosos son para el pueblo de Dios. En general, o están completamente errados y pueden ser identificados fácilmente: o son sutiles, como la serpiente con el mensaje de “No morirán”, y mezclan la verdad con el error. Para poder identificarlos, es importante que estemos totalmente cimentados en la verdad, porque no podemos identificar lo falso a menos que conozcamos lo genuino. La Biblia nos dice que, si estos maestros no caminan acorde con la ley y el testimonio, no tienen la verdad. Un profeta debe aceptar todas las enseñanzas de Dios, y su vida debe estar en armonía con la Palabra de Dios.

Los libros de 1 y 2 Samuel y el libro de Jeremías nos dan claros ejemplos de qué le sucede al pueblo de Dios cuando elige escuchar a falsos maestros en lugar de escuchar la voz de Dios. En el tiempo de Jeremías, el pueblo siguió el consejo del falso profeta y buscó refugio en Egipto, algo que estaba en contra de la directiva de Dios, y eso los condujo a su triste fin. Hasta maltrataron a Jeremías, el profeta elegido de Dios, porque no les gustaba el mensaje que les había dado de parte del Señor.

Si no conocemos bien la Palabra de Dios, no podremos mantenernos firmes cuando se levanten falsos profetas. Por eso, es necesario que todos estudiemos la Palabra de Dios para que podamos distinguir la verdad del error. Es importante estudiar línea sobre línea, renglón tras renglón. Sumado a la oración, esto nos permitirá ser sabios y discernir correctamente.

Aunque a todo el pueblo de Dios le corresponde tener cuidado con los falsos maestros, identificarlos y evitarlos, no necesitamos preocuparnos más allá de eso. En Ezequiel 13, el Señor revela sus planes para los falsos maestros que no se arrepienten de engañar a su pueblo. Sin embargo, nunca podremos enfatizar demasiado la importancia de estudiar la Biblia con diligencia y pedir el Espíritu Santo, ya que esa dirección mantendrá a todos en el camino correcto. Esta es la armadura protectora en contra del engaño.

Para pensar y debatir

¿Por qué es necesario poder identificar falsos profetas?

¿Qué estamos haciendo para ayudar a los demás a poder hacerlo?

Según la Biblia, ¿cómo podemos identificar falsos profetas?

Jacqueline Neath-Foster, Huntsville, Alabama, EE. UU.

 

MIÉRCOLES 7 DE JUNIO

LOBOS DISFRAZADOS DE OVEJAS

Cómo hacer | Juan 10:1

La metáfora de “lobos disfrazados de oveja” ilustra a quien tiene una intención malvada y engañosa. Pero, más importante aún es que esta ilustración puede asemejarse al enemigo de nuestras almas. Satanás entra en el redil (nuestro corazón o la iglesia en su conjunto) y crea situaciones calamitosas y destructivas, disfrazado como un verdadero seguidor del Pastor. Entonces busca desviar y confundir a las ovejas verdaderas, desafiando y cuestionando creencias, la Biblia y las doctrinas, con lo que implanta dudas en las mentes de los creyentes. Sin embargo, el Pastor confía en que sus verdaderas ovejas conocen sus palabras, y se reconforta al saber que “va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque reconocen su voz” (Juan 10:4). Aquí hay algunas maneras de protegernos:

Conocer la voz de Dios. ¿Conoces la voz de Jesús? ¿Puedes distinguirla de la de falsos profetas o maestros? En Lucas 21:8, Jesús nos advierte que tengamos cuidado para no ser engañados, porque vendrán muchos falsos mesías haciendo todo tipo declaraciones. Nos advierte aún más: “Tengan cuidado; no se dejen engañar […]. Vendrán muchos que usando mi nombre dirán: ‘Yo soy’, y: ‘El tiempo está cerca’. No los sigan ustedes”.

Determinarla verdad, para conocer el error cuando aparezca. ¿Cómo podemos determinar qué es verdad y qué es error en estos últimos días? Simplemente, estudiando personalmente la Palabra de Dios con oración y “velando” en constante oración. Pero velar en oración es más que solamente orar; es pedir y usar el discernimiento que nos permitirá distinguir los falsos maestros de los verdaderos.

Saber dónde buscar en la Biblia. Cuando una enseñanza falsa nos desafía, la Biblia nos da instrucciones que nos ayudarán a determinar cuál es la verdad. Aquí hay algunos versículos útiles:

» La autenticidad de la Biblia (2 Tim. 3:16; 2 Ped. 1:21).

» Falsos maestros (Isa. 8:20).

» Apariciones de Jesucristo (Mat. 24:26, 27).

» Orar sin cesar (1 Tes. 5:17).

Para pensar y debatir

Con las letras de la palabra “CONFIAR”, crea un acrónimo con una guía para probar enseñanzas falsas. Muéstraselo a tus compañeros.

¿Por qué Cristo hizo tanto énfasis en los falsos profetas del tiempo del fin?

¿Tienes un testimonio, para compartir, de una experiencia que hayas tenido con un falso profeta?

Falsos profetas han hablado a favor de la teoría de la evolución. ¿Cómo ha sido tu experiencia con esta situación?

Sonia E. Paul, Huntsville, Alabama, EE.UU.

 

JUEVES 8 DE JUNIO

¡LECCIONES DE UN REVÓLVER!

Opinión | 2 Ped. 2:1, 2

Lee acarició el cargador del revólver calibre .32 que sostenía en su mano y pensó en lo poderoso que se sentía. Nunca antes había tenido un arma; pero lo cierto es que nunca había tenido muchas cosas. Nunca tuvo un padre en su vida, y nunca tuvo dinero. Pero ahora todo había cambiado rápidamente. El gran Al y los demás muchachos se ofrecieron a enseñarle todas las lecciones de la vida, y mucho más. Lee sonrió; después de todo, él todavía tenía dinero escondido de su último negocio, y Al no tenía idea… O eso creía.

Hasta que llegó el día en que el cabecilla de Lee apareció. “¿Dónde está el dinero?”, gruñó Al. “Dije, ¿adónde pusiste el dinero?” Este hombre, al cual Lee admiraba, ahora apoyó el cañón del rifle en la frente del muchacho y apretó el gatillo. El cuerpo inerte de Lee cayó al piso. Sin mirar atrás ni por un segundo, el exmaestro de Lee pasó sobre su cadáver y salió de la habitación.

También nosotros buscamos a las personas incorrectas para que nos enseñen cosas equivocadas. El gran Al y su arma eran grandes maestros, pero no por las razones adecuadas. Segunda de Pedro 2:1 y 2 dice que algunos de esos maestros, como el gran Al, se deleitan en promover sus herejías.

Quizá nosotros no disparemos armas, robemos o matemos, pero ¿qué de las lecciones que damos a los demás con nuestra manera de vivir? Como cuando hablamos de alguna chica de la iglesia que quedó embarazada o “apuñalamos por la espalda” a la mujer de la que pensamos que se viste de forma tan inapropiada, sin que sepamos que no tenía nada más que ponerse. Todos lo hacemos: disparamos a otras personas con nuestras palabras malvadas, les robamos el gozo, pateamos a los demás en los dientes, para avanzar hacia donde queremos llegar. Todo el tiempo estamos llenando nuestras vidas de cosas sin significado, que no enseñan los valores correctos.

Si, como Salomón, todo lo que podemos decir al final de nuestros días es: “Vanidad de vanidades” (Ecl. 12:8), entonces nuestro cristianismo es un absurdo cero. En lugar de esto, seamos como aquel maestro que enriquece las vidas de otros (vers. 9). Menos maldad y más vidas significativas. ¡Eso es lo que le gustaría a Cristo, nuestro mentor!

Para pensar y debatir

Haz una lista con por lo menos diez maestros, profesores o cosas que infundieron en tu vida buenos valores.

Escribe un texto sobre un mal mentor en tu vida, sobre cuál fue tu respuesta, y describe una alternativa que te habría llevado en otra dirección en esa ocasión.

Hilary Campbell, Huntsville, Alabama, EE.UU. 

 

VIERNES 9 DE JUNIO

PENSAMIENTO CRÍTICO SOBRE EL LIDERAZGO

Explora | 2 Ped. 2:1, 2

En resumen…

No todos los líderes son legítimos. Algunos señalan hada Jesús y promueven el creci- miento hada sus ideales; otros pueden distraerte de Cristo o hacer promesas vacías. La Biblia nos enseña cómo evaluar si alguien es un verdadero maestro o profeta: ¿Promueven la verdadera adoración? ¿Muestran sus vidas buenos frutos? Sus declaraciones ¿están de acuerdo con la Biblia? Tenemos el deber de aprender a evaluar las ideas que se nos presentan y de elegir seguir solamente a los líderes gue realmente nos acerquen a Jesús.

Actividades sugeridas

» Crea un meme, un póster u otro recurso gráfico que esté basado en la primera parte de Hebreos 12:2.

» Dibuja un diagrama de flujo que se titule “Cómo identificar y relacionarse con los falsos profetas”. Comienza con la pregunta: Esta persona, ¿dice hablar con autoridad dada por Dios? (Si la respuesta es positiva, entonces dicen ser profetas, por lo que habrá que proseguir con los siguientes pasos, etc.) Termina con: ¿Debería hacer lo que me está diciendo?

» Busca más comparaciones modernas: “Un falso maestro o falso profeta es como una mira de rifle desviada (o un GPS descalibrado o una batería muerta, etc.) porque…”

» Escribe una carta imaginaria de Jesús a uno de los falsos maestros de los que habla Pedro. ¿Cuál piensas que sería el propósito principal de esa carta?

» Haz una lista de semejanzas y diferencias entre un “lobo disfrazado de oveja” y alguien que simplemente está equivocado sobre algo (como lo estuvo Pedro en más de una ocasión). » Pregunta lo siguiente a tres personas que tengan la edad de tus padres o sean mayores, y a tres personas que sean más jóvenes que tú: ¿Qué características o conductas te harían reexaminar la credibilidad de un líder?

Sharon Wright Stromberg, Frederick, Maryiand, EE.UU.

MÁS PREGUNTAS (DEL FOLLETO DE ADULTOS)

Lee 2 Pedro 2:1 al 3 y 10 al 22. ¿De qué está advirtiendo Pedro aquí? ¿Cuáles son algunas de las falsas enseñanzas que estaban siendo promovidas en las iglesias?

Observa cuán fuertemente reaccionó Pedro contra estas falsas enseñanzas. ¿Qué debiera decirnos esto acerca de cuán importante es la verdad? ¿Cómo podemos protegernos contra todo y cualquier intento de introducir falsas doctrinas en la iglesia?

Lee 2 Ped. 2:18. ¿De qué está advirtiendo Pedro en este versículo? ¿Qué dice en 2 Pedro 2:19 que ayuda a explicar su preocupación? ¿Cuál es la importancia de la palabra “libertad” en el versículo 19?

Lee Juan 8:34 al 36. ¿De qué manera las palabras de Cristo aquí nos ayudan a entender lo que está diciendo Pedro?

¿Qué entiendes por libertad en Cristo? ¿De qué situación te ha liberado Cristo?

Lee 2 Pedro 2:17 al 22; Mateo 12:43 al 45. ¿Cuáles son los peligros cuando un converso al cristianismo regresa a su anterior estilo de vida?

¿De qué maneras como familia de la iglesia podemos nutrir mejor y discipular a todos nuestros miembros, especialmente a los más nuevos?

Lee 2 Pedro 2:1 al 3:7; Judas 1:4 al 19. ¿Qué ejemplos dan Pedro y Judas de retribuciones previas de Dios, para enfatizar el hecho de que Dios trata con suma seriedad el pecado?

Lee 2 Pedro 2:12; Judas 1:10. Aquí, Pedro y Judas describen como habiéndose degradado al punto de ser “animales irracionales” a aquellos que están enfrentando la destrucción (2 Ped. 2:12), o “animales sin entendimiento” (Jud. 1:10, DHH), gobernados por el instinto. ¿De qué manera se compara esta descripción con el modo en que Dios creó originalmente a la humanidad, y cómo puedes evitar que eso ocurra en tu vida?

Lee 2 Pedro 2:6 al 16. ¿Qué otros ejemplos usa Pedro para dar su advertencia acerca de a qué nos puede llevar la maldad?

Piensa en todo lo que nos ha sido dado, tanto en la Biblia como en los escritos de Elena de White. Con eso en mente, ¿por qué, como adventistas del séptimo día, no podemos decir jamás que no hemos sido advertidos?

Medita en 2 Pedro 2:19 y las otras cosas que dice Pedro acerca de los resultados de las falsas enseñanzas. ¿Por qué debemos asegurarnos de aprender por nosotros mismos las verdades cruciales en las que creemos? ¿Cuán importante es que todos estemos de acuerdo exactamente en qué debemos creer? ¿Cuándo se vuelve “peligroso” albergar ideas que sean diferentes de las del resto de nuestros hermanos creyentes?

 

 

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Jóvenes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*