Texto clave: Juan 14:15. Enseña a tu clase a:  Saber que la perpetuidad de la Ley tiene implicaciones para comunicar la salvación.  Sentir la certeza de que servimos a un Dios cuyo carácter y principios nunca cambian.  Hacer: Invitar a Cristo al corazón, pues es quien nos da el deseo de hacer su voluntad. Bosquejo de la lección: I. Saber: La muerte de Cristo testifica que la Ley de Dios es perpetua.  A. ¿Por qué Jesús no cambió la Ley para evitar así pagar por la transgresión?  B. ¿De qué maneras la vida de Jesús, sus enseñanzas y su muerte dan más significado a la Ley, y subrayan su importancia? II. Sentir: Servimos a un Dios cuyo carácter expresado en la Ley nunca cambia.  A. ¿Cómo sería servir a un Dios “camaleón”, cuyos caprichos cambiaran constantemente?  B. ¿De qué manera podemos asegurar a otros la consistencia de Dios cuando vemos tantas inconsistencias humanas?  C. ¿Qué efectos tienen los cristianos “camaleones” en la difusión del evangelio? III. Hacer: Aunque la obediencia no es un deseo humano, el Espíritu de Dios puede darnos fuerzas para obedecer.  A. ¿De qué modo podríamos depender más del Espíritu Santo y así tener poder para hacer la voluntad de Dios?  B. ¿Cómo podemos ser ejemplos de los principios divinos para atraer a los no creyentes a una vida recta? Resumen: La consistente Ley de Dios da estabilidad y seguridad. La gracia de Dios facilita vivir en armonía con sus provisiones. Ciclo de aprendizaje Texto destacado: Mateo 5:17-19. Concepto clave para el crecimiento espiritual: Los cristianos que observan la Ley de Dios pueden recibir grandes bendiciones para comunicarlas a otros.

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*