Lección 1 | Miércoles 4 de octubre 2017 | En las pisadas de un misionero | Escuela Sabática Joven

MIÉRCOLES 4 OCTUBRE
EN LAS PISADAS DE UN MISIONERO
Cómo hacer | Hech. 28:23
Podemos aprender muchas cosas de la estrategia misionera de Pablo. Para comenzar, algo que podemos decir de Pablo es que estaba profundamente comprometido en conocer a Cristo y servirlo. Cristo estaba en el centro de sus pensamientos y en todas sus actividades.
Como fabricante de carpas, predicador y prisionero, Pablo puso a Cristo como su foco. Su disposición para compartir el mensaje lo impulsó a aprender más sobre Cristo y a alcanzar a más personas para la causa.
Antes de su conversión, Pablo no sabía mucho sobre el verdadero carácter de Dios. Conocía el cristianismo de manera negativa y, por eso, había perseguido a los cristianos (Hech. 9:1). Sin embargo, su conversión marcó un momento decisivo en su vida. Desde entonces, recibió a Cristo en su vida y fue transformado. Llegó a estar agradecido por la gracia que había recibido de Cristo y a tener un deseo de compartir el mensaje de salvación con tantas personas como fuera posible.
De allí en adelante, la vida de Pablo fue un constante predicar y compartir el mensaje de Cristo. Cada uno de nosotros tiene una historia que contar sobre el don de la gracia y la salvación que hemos recibido por medio de Cristo. Aquí tienes algunas lecciones que podemos aprender de la estrategia misionera de Pablo.
Comunica el mensaje. Pablo predicaba con autoridad, presentando el mensaje transformador de Jesucristo. Comunicaba el mensaje a través de su vida. Las Escrituras fueron la base de su razonamiento, y abordaba asuntos que afectaban la vidas cotidiana de su audiencia.
Sé “todo para todos”. Esto no significa que debes transgredir alguna de las leyes de Dios para agradar a las personas. Pablo usó la frase al hablar de cumplir el mensaje del evangelio, que no tiene fronteras. Él acogió tanto a judíos como a gentiles, dándole a cada grupo la dosis adecuada de medicina espiritual.
Entrégate a Cristo. Lo que hagamos por Cristo es para su gloria, y no para la nuestra. Pablo siempre oraba pidiendo éxito para lograr sus objetivos misioneros. Se entregaba a Cristo en todo momento. Con ese ejemplo, podemos sobrepasar todos los obstáculos y lograr nuestros objetivos misioneros hoy.
Aprovecha la ayuda de otros obreros. Pablo aprovechaba la ayuda de otros creyentes. En sus viajes, hacía nuevos amigos y tenía compañeros en todo el camino (Hech. 12:25). Predicar el evangelio es un deber colectivo de todos los cristianos.
Para pensar y debatir
Enumera algunas de las cualidades de Pablo como mensajero de Cristo.
En nuestras comunidades, ¿de qué podemos incluir a todas las personas?
Layla Imani, Nairobi, Kenia

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*