Escuela Sabática | Martes 31 de julio del 2018 | La visita de Ananías | Lección Adultos

Martes 31 de julio
LA VISITA DE ANANÍAS
Cuando se dio cuenta de que estaba hablando con Jesús en persona, Saulo hizo una pregunta que le dio a Jesús la oportunidad que estaba buscando: “¿Qué haré, Señor?” (Hech. 22:10). La pregunta indica contrición a la luz de lo que había sido su accionar hasta ese momento. No obstante, lo más importante es que expresaba una voluntad incondicional de dejar que Jesús guiara su vida de allí en más. Una vez en Damasco, Saulo debía esperar más instrucciones.
En Hechos 9:10 al 19, la Biblia revela de qué modo estaba obrando el Señor a fin de preparar a Saulo de Tarso para su nueva vida como el apóstol Pablo. En una visión, Jesús le dio a Ananías la misión de visitar a Saulo para imponerle las manos y restaurarle la vista. No obstante, Ananías ya sabía quién era Saulo, y también sabía cuántos de los hermanos habían sufrido y hasta perdido la vida a causa de él. Además, estaba bien informado de la razón por la que Saulo estaba en Damasco; por lo tanto, indudablemente, no quería convertirse en la primera víctima de Saulo allí. Su vacilación era comprensible.
Pero, lo que Ananías no sabía era que Saulo acababa de tener un encuentro personal con Jesús, que había cambiado su vida para siempre. No sabía que, en lugar de seguir trabajando para el Sanedrín, Saulo, para el asombro de Ananías, acababa de ser llamado por Jesús a trabajar para él; lo que significa que Saulo ya no era un apóstol del Sanedrín, sino el instrumento elegido por Jesús para llevar el evangelio tanto a judíos como a gentiles.
Lee Gálatas 1:1, 11 y 12. ¿Qué afirmación especial hace Pablo con respecto a su ministerio apostólico?
En Gálatas, Pablo insiste en que recibió su mensaje y su apostolado directamente de Jesucristo, no de alguna fuente humana. Esto no necesariamente contradice el papel desempeñado por Ananías en su llamado. Al visitarlo, Ananías solo confirmó el llamado que Saulo ya había recibido de Jesús mismo, en camino a Damasco.
De hecho, el cambio en la vida de Saulo fue tan dramático que no se le puede atribuir ninguna causa humana. Solo la intervención divina puede explicar que el oponente más obsesivo de Jesús lo haya aceptado de repente como Salvador y Señor y, dejando todo atrás (convicciones, reputación, carrera), se haya convertido en su apóstol más devoto y prolífico.
¿De qué manera la conversión de Saulo ilustra la intervención de la maravillosa gracia de Dios? ¿Qué puedes aprender de su historia en relación con aquellas personas en tu vida de las que dudas que alguna vez lleguen a la verdadera fe?
=============================
ESCUELA SABÁTICA LECCIÓN ADULTOS
Esta semana estudiaremos la lección 5 – La conversión de Pablo
Para el 4 de agosto del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Carlos Martin

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*