Escuela Sabática Jóvenes | Sábado 18 de agosto del 2018 | La fuente de la desunión

“Más bien, como ellos, creemos que somos salvos por la gracia de nuestro Señor Jesús” (Hech. 15:11).
SÁBADO 18 AGOSTO
LA FUENTE DE LA DESUNIÓN
Introducción: Hech. 15:1.
La Biblia nos enseña que donde abunda el pecado, sobreabunda la gracia de Dios.
La historia revela que lo opuesto también es cierto: donde Dios está obrando en la vida de hombres y mujeres, Satanás también está cerca, buscando destruir y oponerse a la obra de la grada. Cuando surgen conflictos doctrinales o interpersonales y amenazan la unidad de nuestras iglesias, instituciones o familias, es porque Satanás está trabajando, buscando dividir y destruir desde adentro al pueblo de Dios.
Esto nunca fue más evidente que en la experiencia de la iglesia cristiana primitiva.
El Espíritu Santo había sido derramado en Pentecostés, los creyentes estaban unidos en su amor por Cristo y unos por otros, y cada día se agregaban almas a la iglesia. Esta unidad de espíritu se vio de forma especialmente marcada en Antioquía, que servía como centro de la actividad misionera. Dios estaba obrando en Antioquía, y la iglesia florecía.
Fue allí, en Antioquía, uno de los mayores centros del cristianismo, donde el enemigo buscó traer desunión y división entre el pueblo de Dios. La Biblia nos dice que algunos que habían llegado de Judea se pusieron a enseñar a los hermanos que, a menos que se circuncidaran, no podrían ser salvos. Esta falsa doctrina pronto comenzó a causar controversia entre los creyentes y, en el proceso, trajo a la luz sentimientos ocultos de orgullo e intolerancia, que hasta el momento habían permanecido silenciados. Este conflicto creció, y llegó a convertirse en una crisis, lo cual resultó en el estancamiento de la iglesia de Antioquía, y en que Pablo y Bernabé tuviesen que viajar a Jerusalén para resolverlo.
Por la gracia de Dios, los dirigentes de la iglesia primitiva pudieron resolver completamente esta crisis por medio de lo que ahora conocemos como el “Concilio de Jerusalén”.
Sin embargo, después de ese evento, no todos los líderes de la iglesia han tenido el mismo éxito. Desde aquellos días, conflictos y controversias teológicas han dividido iglesias, enfrentado familias y hecho que un sinnúmero de hombres y mujeres se alejaran de Cristo.
Satanás siempre está buscando dividir al pueblo de Dios, y nuestra generación no es una excepción. Si queremos triunfar donde fallaron los que nos precedieron, debemos aprender de quienes han vencido antes que nosotros. Estudiemos con oración a los líderes fieles de la iglesia primitiva, a fin de obtener sabiduría para nuestras necesidades de hoy.
Seth D. Roberts, Walla Walla. Washington, EE.UU.
=============================
ESCUELA SABÁTICA JOVENES – LECCIÓN 8 – FOLLETO JOVEN
Esta semana estudiaremos la lección 8 – El concilio de Jerusalén
Para el 25 de agosto del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*