Escuela Sabática Jóvenes | Sábado 14 de julio del 2018 | El complejo de “tarde, mal y nunca”

‘No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo’ (Hech. 2:46,47).

SÁBADO 14 JULIO
EL COMPLEJO DE “TARDE, MAL Y NUNCA”

Introducción – Mat. 28:16-20.
¿Alguna vez oíste la expresión: “A buenas horas, mangas verdes”? Bueno, investigué qué significa. Se la usa cuando “la solución ya ha venido por otra vía, o no llega oportunamente”. Alguien ha perdido una oportunidad al mismo tiempo, no tiene excusas por no haber estado preparado.

Existió en la España medieval la Santa Hermandad, el primer cuerpo policial organizado, que debía velar por proteger contra los delitos que se cometían en las ciudades. Si no actuaban a tiempo, los malhechores quedaban impunes, por lo que su retraso llegó a ser objeto de crítica y lamento proverbial. Como su uniforme llevaba las mangas de color verde, dio lugar a este proverbio: “¡A buenas horas, mangas verdes!” Estaban muy cerca, pero no lo suficiente para llegar a tiempo al objetivo. La frase es una censura sutil contra la demora en atender a las necesidades o solucionar los problemas, y amonesta a preparar y cumplir de manera adecuada las responsabilidades dadas y las expectativas de otros.
Jesús nos dio una orden: ir a todo el mundo. Como adventistas, valoramos la profecía revelada y los mensajes de los tres ángeles, y así como los discípulos, sentimos urgencia por proclamar la muerte, la resurrección y el pronto regreso de Cristo. La iglesia primitiva renunció a sus pertenencias terrenales para poder difundir el evangelio y contar a otros del regreso de Jesús. Sabían que era imperativo que todos supieran del amor y el sacrificio de Jesús, y cuán liberadora podía resultar la vida con Jesús.
Los discípulos pasaron años con Jesús, sin llegar a entender su verdadero propósito. Sin embargo, cuando fueron llenados con el Espíritu Santo, finalmente se convirtieron en pescadores de hombres e hicieron discípulos, incluso ante muchas adversidades. ¿Qué tan comprometido estás en permitir que el Espíritu Santo se derrame en tu vida, para que cuando le cuentes a tus familiares, amigos y colegas sobre Jesús llegues “a buenas horas”?
Los cristianos tenemos que seguir a Cristo y aprovechar cada oportunidad para llevar a quienes conocemos, y están perdidos, al Dador de la vida. Solo podemos lograr eso si hacemos discípulos en nuestros días. Haz hoy que la experiencia de la iglesia primitiva sea parte de tu vida. Porque la verdad es que mañana puede fácilmente ser muy tarde.
Dawnette Chambers, Round Rock. Texas. EE.UU.
=============================
Escuela Sabática Lección Jóvenes
Esta semana estudiaremos la lección 3 – La vida en la iglesia primitiva
Para el 21 de julio del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Hugo Lamela
=============================
Suscríbete para que recibas todos los materiales de estudio
http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=jespadillchannel

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*