Escuela Sabática Jóvenes | Miércoles 8 de agosto del 2018 | Cristo, Señor de todo

MIÉRCOLES 8 AGOSTO
CRISTO, SEÑOR DE TODO
Cómo hacer: Hech. 10:34,35.
La iglesia primitiva creció a grandes pasos, de 120 creyentes (Hech. 1:15) a más de cinco mil (4:4), en muy poco tiempo. Esto ocurrió debido a la obra del Espíritu Santo y la dedicación de Pedro y Juan. Al comienzo, el ministerio de Pedro se enfocó principalmente en la población judía, mientras que el foco de Pablo estuvo en los gentiles; pero Cristo les ordenó a los discípulos que llevaran su mensaje hasta los confines de la tierra (Mar. 16:15; Hech. 1:8). Para lograr esto, Pedro tendría que “expandirse’ a los gentiles, un llamado que no se esperaba.
Ahora podemos ver por qué Dios llamó a Pedro para llevar a cabo esta misión. Cristo llamó a Pedro porque sería “la piedra de su iglesia” (Mat. 16:18,19), y Pedro vivió con él experiencias redentoras y aleccionadoras que asegurarían que mantendría su conexión, confianza y un corazón dispuesto, necesarios para poder ser usado de manera poderosa por Dios. Esto no quiere decir que todo era evidente o sencillo para Pedro en ese momento. Con seguridad, habrá momentos en nuestra vida en que Dios tendrá un llamado o propósito para nosotros que no lograremos entender o cumplir. Analicemos, en los capítulos 8 al 10 de Hechos, el proceso que permitió a Pedro llegar al punto de comprender y actuar según lo que Dios quería para él.
Pedro permaneció conectado al Espíritu Santo. Esto permitió que Dios lo guiara en todas las áreas. Ya fuera para recordar que debía orar, para responder a un pedido de ayuda, para obedecer una orden (Hech. 10:19), para recibir una visión o para relatar la verdad a críticos e incrédulos (Hech. 10:34-48), ciertamente el Espíritu Santo fue su guía.
Pedro oraba fervientemente. Pedro oraba por los nuevos creyentes, por el Espíritu Santo, por los enfermos (Eneas, Tabita, etc.) y durante tiempos de incertidumbre. A cada momento de oración le siguió una victoria. ¡Qué recordatorio alentador del poder de la oración!
Pedro fue humilde y flexible. Cuando fue llamado para ayudar, respondió. Cuando recibió indicaciones de Dios, obedeció. Cuando enfrentó críticos y escépticos, simplemente permaneció paciente, pronunció la verdad y dejó que el Espíritu Santo “hiciera el trabajo” en los oyentes.
Como resultado de la conexión de Pedro con el Espíritu Santo, su humildad y obediencia a Dios, y su valor para enfrentar adversidades entre las personas, muchos fueron bautizados y formaron parte del cuerpo de Cristo; que ahora es un cuerpo de creyentes mundial. ‘No hay diferencia entre judíos y gentiles, pues el mismo Señor es Señor de todos y bendice abundantemente a cuantos lo invocan’ (Rom. 10:12).

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Cuál parece ser el equivalente moderno de la tensión entre judíos y gentiles?
Marissa Smale, Clifton Heights, Pensilvania, EE.UU.
=============================
ESCUELA SABÁTICA LECCIÓN JÓVENES
Esta semana estudiaremos la lección 6 – El ministerio de Pedro
Para el 11 de agosto del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*