Escuela Sabática Jóvenes | Martes 3 de julio del 2018 | Somos fuertes cuando estamos juntos

MARTES 3 JULIO
SOMOS FUERTES CUANDO ESTAMOS JUNTOS
Evidencia – Hech. 1:12-14.
El libro de Hechos es significativo porque detalla los comienzos de la misión de los discípulos en la Tierra, y los asombrosos efectos que tuvo el evangelio sobre quienes recibieron el mensaje de los apóstoles. En este capítulo, los discípulos están en el comienzo mismo de su preparación para continuar la obra de Jesús. Pero él les ha dicho que permanezcan juntos y esperen al Espíritu Santo. Esto es importante porque indica que Jesús tenía un plan para sus seguidores, que era más grande que cada individuo y su testimonio particular.
Este fue un momento muy importante para la iglesia y el mundo, en que el impacto del cristianismo definitivamente no permaneció en el ámbito local. Los apóstoles se enfrentarían a muchos obstáculos y persecuciones, al trabajar diligentemente para difundir la verdad del evangelio tan rápido y lejos como pudieran. Trabajar juntos y mantener la unidad entre los seguidores de Jesús fue, y todavía es, muy importante para alcanzar el éxito.
En los tiempos del libro de Hechos, el Imperio Romano era muy estable en sus comienzos. Cerca del final del libro de Hechos, las cosas se volverían turbulentas: especialmente para los cristianos, ya que penalizarían más y más su fe, hasta el punto de que Nerón llegó a culparlos por el gran incendio de Roma. En el primer capítulo de Hechos, los seguidores de Jesús eran relativamente pocos, así que, necesitaban organizarse.
Jesús también vio esta necesidad y tenía un plan. En el segundo capítulo de Hechos se narra en detalles el Pentecostés. Sin embargo, el comienzo del Pentecostés sucede en el primer capítulo. En el versículo 4, Jesús ordena a sus seguidores que permanezcan en Jerusalén. Luego, continúa diciendo: “Juan bautizó con agua, pero dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo’ (Hech. 1:5). Entonces, les revela su plan en las siguientes palabras: ‘Cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (vers. 8). Jesús habló a los discípulos del poder del Pentecostés, y les aconsejó que se quedaran en Jerusalén por una razón.
La orden de Jesús de que permanecieran en Jerusalén formaba parte de su plan de reunirlos en un lugar. Claramente, Jesús quería que el evangelio fuese llevado a todas las partes del mundo, entonces, su orden paradójica de permanecer confinados en un lugar por un período de tiempo, antes del Pentecostés, fue deliberada. Y, probablemente, su finalidad era lograr la organización de sus seguidores.

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Por qué Jesús no podría haber bendecido a sus seguidores con el poder del Espíritu Santo sin tener que reunirlos en Jerusalén?

Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Esta semana:
Lección 1: Me seréis testigos
Para el 7 de julio del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*