Escuela Sabática Jóvenes | Martes 11 de septiembre 2018 | Dimensiones de la fe

MARTES 11 SEPTIEMBRE
DIMENSIONES DE LA FE
Evidencia: Juan 20:31.
Aunque muchos fueron testigos oculares de los milagros de Cristo y creyeron en él, muchos también presenciaron esos eventos y se negaron a creer. ¿Existen dimensiones en la fe? León Tolstoi, famoso novelista ruso, afirmó una vez: “Soy humano solamente en los momentos en que creo en Dios”. La fe de Tolstoi en Dios definía su identidad, significado y propósito. Sin ella, Tolstoi veía la vida como carente de objetivo y significado. Podemos creer con evidencias, creer sin evidencias o creer contra las evidencias.
Creer con evidencias se basa en la prueba empírica (la base de la ciencia moderna). La fe de Tomás, el discípulo de Cristo, demandaba una evidencia visible para creer en la resurrección del Salvador. ¿Cuán a menudo, en nuestra experiencia cristiana, pedimos evidencias concretas y tangibles para creer?
En sus teoremas de incompletitud, publicados en 1931, Kurt Gódel, matemático magnífico, sacudió el mundo de las matemáticas. Demostró categóricamente cómo era imposible que cualquier sistema matemático se corroborara o refutara a sí mismo. Por ejemplo, para explicar un sistema (x), necesitamos un sistema mayor y externo (y) para poder explicar ese sistema (x). Para explicar el sistema (y), necesitamos otro sistema externo (z), aún más grande, para poder explicar ese sistema (y). Todo este proceso se vuelve un continuo. La implicación de los teoremas de Gódel es que creer sin evidencia permea toda ia existencia humana.
Considera cuán rara y desafiante a la lógica es la teoría cuántica, donde la realidad se comporta de manera tan extraña que la física de Newton (física clásica) queda totalmente dada vuelta. En el nivel fundamental de la realidad, la dualidad onda-partícula, como muestra el experimento de la doble rendija, demuestra lo complejo de la naturaleza. ¿Cómo “sabe” un fotón (materia) cuándo dividirse a sí mismo? ¿Tiene un fotón alguna “conciencia de observación”, que cambiará de comportarse como una onda a comportarse como una partícula?
En la Biblia abundan las historias que ilustran lo que es creer contra evidencias. Mira a los tres jóvenes hebreos que, sin un conocimiento previo de que el organismo soportara el fuego, entraron en el horno de fuego. Lo mismo se aplica a Job, quien dijo: “He aquí, aunque él me matare, en él esperaré” (Job 13:15, RVR1960); él se propuso en su mente seguir adelante en contra de las evidencias (su salud en deterioro). La mujer que padecía de hemorragias es otro ejemplo clásico. En contra del veredicto de sus médicos y de la barrera que presentaba la multitud, ella avanzó entre la tierra y las sandalias de las multitudes, para tocar tan solo el borde del manto de Cristo.
Al final, creer con evidencias (el ojo de la razón) y creer sin evidencias (el ojo de la nada) se ven superados por creer en contra de las evidencia (el ojo de lo invisible). Quienes creen en contra de las evidencias se basan en la Palabra de Dios aun cuando la lógica diga que es imposible. “Nuestra fe debe reposar sobre evidencias, no sobre demostraciones” {El camino a Cristo, p. 105).
Valmy Karemera, Houston, Texas. EE UU.
=============================
Escuela Sabática – lección 11 – folleto Joven
Esta semana estudiaremos la lección 11 – Arresto en Jerusalén
Para el 15 de septiembre del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*