Escuela Sabática Jóvenes | Lunes 8 de octubre 2018 | La declaración de separación

LUNES 8 OCTUBRE
LA DECLARACIÓN DE SEPARACIÓN
Logos – Juan 4:23
OBEDIENCIA A LA LEY (JER. 3:14-18; DEUT. 28:1-14)
El pacto establecido entre Dios y la humanidad ve al ser humano como alguien que fracasa constantemente en permanecer fiel a Dios y aprovechar los beneficios de su misericordia. En el libro de Jeremías, se describe a Israel como “una esposa que se había separado de su esposo” y había cometido adulterio espiritual con el pueblo al cual debía darle luz. Dios, hablando a su profeta, resaltó la Infidelidad de Israel hacia él, y su disposición, como Dios misericordioso, de perdonar sus adulterios. Su nación escogida no había mantenido el pacto, pero Dios los restablecía continuamente, con la esperanza de que sus elegidos fueran fieles a él. Le comunica a Jeremías que la separación de Israel no necesariamente tenía que ocurrir y que, si el pueblo volvía a Dios, y aceptaba su amor y su Ley, sería restaurado y el nombre de Dios sería alabado. Dios mismo elegiría líderes según su corazón, que darían a su pueblo conocimiento y entendimiento, y que no llevarían a la nación a la ruina. Israel miraría directamente a Dios, y no al hombre, como dice Juan 4:23: “Se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren”. Como un padre es responsable por sus hijos, así también lo es Dios. Él sabe demasiado bien lo que la ausencia de la Ley trae finalmente a nuestra vida: confusión y desunión. Dios, con amor, nos anima mediante su Palabra a demostrar humildad, permitiendo que él, y solo él, nos guíe para recibir las bendiciones que reserva para nosotros. Hoy Dios todavía otorga oportunidades para que fortalezcamos nuestra obediencia y fidelidad a él. Pero, como Israel, persistimos en la rebelión.
LO QUE MEJOR LES PARECÍA (JUE. 2:11-13; 3:5-7; 17:6; 21:25)
Jueces 17:6 registra la triste historia de la humanidad. La nación de Israel debía ser el mayor ejemplo de un pueblo bendecido por caminar en justicia. Como elegido de Dios, Israel no vivió de acuerdo con las expectativas que el Señor tenía para él. El autor del libro de Jueces presenta una imagen de una nación egoísta, en la que “cada uno hacía lo que mejor le parecía”. El pueblo de Israel satisfacía el yo y los deseos de la carne, complaciéndose en la compañía de las naciones paganas aledañas, en contra de lo que Dios había ideado y de lo cual les había advertido. No dependían de él en sus necesidades ni buscaban sus consejos, sino que elegían la “sabiduría” de lo carnal antes que la de Aquel que es sabiduría. Irónicamente, a pesar de las muchas batallas contra las naciones paganas, Israel, el pueblo de Dios, ahora era siervo y esclavo de esa misma vida. Esto se hizo más que evidente en su adoración a Baal, cuando Israel cayó aún más bajo en la apostasía y llegó a estar bajo la ira de Dios. La Biblia registra múltiples ejemplos que nos muestran las consecuencias de salirse del plan de Dios. Por ejemplo, el rey Salomón se distrajo y dejó de servir a Dios, y terminó viéndose presionado a servir a los dioses paganos de sus esposas. Si Salomón, con toda su sabiduría, no pudo evitar que su propio reino fuera dividido a causa de su propia tolerancia carnal, ¿qué nos queda a nosotros? Debemos entender que realmente estamos Indefensos sin la guía de Dios. Cuando menos preciamos las directivas que Dios nos preparó, terminamos enredados en nuestra justicia propia y, al final, nuestra única recompensa son la tristeza y el remordimiento. Sin el liderazgo de Dios, la casa de la fe queda destruida y necesita que Dios la restaure.

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿De qué maneras permitimos que el orgullo ofusque nuestro buen juicio, rechazando al Espíritu Santo?
¿Quién tiene más influencia sobre tus decisiones? ¿Tus pares, los mayores o Dios?
¿Qué te motiva más: “caer bien” a las personas o permanecer firme a tu llamado en Cristo?
¿Cuán importante es ser guiados por el Espíritu Santo al estudiar la Palabra de Dios? ¿Cómo podemos protegernos contra las enseñanzas falsas en el cuerpo de Cristo?
Mane Tracy, Trinidad y Tobago
=============================
ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN 2 – FOLLETO JOVEN
Esta semana estudiaremos la lección 2 – Causas de la Desunión
Para el 13 de octubre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*