Escuela Sabática Jóvenes | Lección 27 de agosto del 2018 | ¿Cómo puedo transformar mi mundo?

LUNES 27 AGOSTO

¿CÓMO PUEDO TRANSFORMAR MI MUNDO?

Testimonio: Hech. 17:1-6.

Pablo y Silas eran depositarios del evangelio, que daban testimonio de Jesucristo y de su plan de salvación. Esta sagrada responsabilidad, aunque era indicación del poder del Espíritu Santo, no los libraba de experiencias difíciles. Fueron encarcelados y azotados justo antes de llegar a Tesalónica (Hech. 16:22, 23). Hechos 17:2 dice: “De acuerdo con su costumbre, Pablo entró a reunirse con ellos, y por tres sábados discutió con ellos basándose en las Escrituras’ (RVA 2015). Es interesante notar que la iglesia en Tesalónica, colmada de judíos devotos, tenía una gran membresía, y es muy posible que cuando fueron invitados para hablar se llenara de gente y se los escuchara con mucha atención. Como cristianos adventistas del séptimo día, nuestra pasión por el evangelismo debería surgir del deseo de salvar almas, y no de una ambición egoísta; de lo contrario, frente a la adversidad, el desánimo obstaculizaría nuestro progreso. “Los que enseñan hoy verdades poco populares no necesitan desanimarse si en ocasiones no son recibidos más favorablemente, aun por los que pretenden ser cristianos, de lo que lo fueron Pablo y sus colaboradores por la gente entre la cual trabajaron. Los mensajeros de la cruz deben velar y orar, y seguir adelante con fe y ánimo, trabajando siempre en el nombre de Jesús. Deben exaltar a Cristo como el mediador del hombre en el Santuario Celestial, en quien se concentraban todos los sacrificios de la dispensación del Antiguo Testamento, y por cuyo sacrificio expiatorio los transgresores de la Ley de Dios pueden hallar paz y perdón’.’ El trabajo de Pablo y Silas nos demuestra de qué se trata la comisión evangélica. Se los consideraba hombres que transformaron su mundo para la gloria de Dios. Sus •historias en el libro de Hechos nos enseñan que la transformación de nuestro entorno comienza cuando la Palabra de Dios da fruto en nosotros mismos. “La mera lectura de la Palabra no logrará el resultado designado por el cielo; debe estudiarse y acariciarse con el corazón. El conocimiento de Dios no se obtiene sin esfuerzo mental. Debemos estudiar con diligencia la Biblia, pidiéndole a Dios la ayuda del Espíritu Santo para que podamos entender su Palabra. Deberíamos tomar un versículo, y concentrar la mente para descubrir el pensamiento que Dios encerró en ese versículo para nosotros, y luego meditar en ese pensamiento hasta hacerlo nuestro, así sabremos ‘qué dice el Señor’ V ‘ Los hechos de los apóstoles, p. 189. |2 En los lugares celestiales, p. 140. PARA PENSAR Y DEBATIR Además del estudio de la Biblia, ¿qué otros factores son fundamentales en nuestro llamado a testificar a quienes están en nuestro círculo de influencia? ¿Cuáles han sido las experiencias o el resultado de permanecer firme del lado de Dios? ¿Cómo pueden animarse unos a otros a permanecer firmes? Shalon Kerr, Maracas, Trinidad y Tobago.

=============================

Escuela Sabática para Jóvenes- lección 9 – folleto Joven

Esta semana estudiaremos la lección 9 – El Segundo viaje misionero

Para el 1 de septiembre del 2018

Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018

EL LIBRO DE HECHOS

Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*