Escuela Sabática Jóvenes | Jueves 9 de agosto del 2018 | Es la hora

JUEVES 9 AGOSTO
ES LA HORA
Opinión: Hech. 10:9-16,28.
Te invitan a una fiesta. Te preparas y vas, y descubres que ninguno de tus amigos está allí; es más, nadie de tu grupo de conocidos está presente. Tratas de hablar con otros invitados, pero todos actúan como si no fueras nadie. No les importa conocerte ni entender quién eres. Tratas de hablar con el anfitrión, pero te deja de lado, diciéndote que tiene que ocuparse de todos los invitados, así que, no puede dedicar tiempo a tus asuntos. ¿Alguna vez te sentiste así, como un intruso? No se siente muy bien…
Para los judíos, ‘los otros’ eran los gentiles. Todo no judío era considerado un gentil. La relación entre ambos grupos era frágil: había muchos prejuicios en contra de los gentiles. Los gentiles eran “impuros”, y se creía que el evangelio de Jesús no se aplicaba a ellos. Esta mentalidad se había desarrollado a partir de una larga historia de división (Deut. 18:9; Luc. 10:29-37; Juan 4:9; Gál. 2:15; Efe. 2:11,12).
Sin embargo, la visión que Dios dio a Pedro desafió estas percepciones prejuiciosas. Superficialmente, se puede interpretar este texto como una declaración sobre las restricciones alimenticias, pero la visión de Pedro en realidad era una metáfora: Dios estaba usando una ilustración simbólica para preparar a Pedro para evangelizar a Cornelio (Hech. 10:1-8,17-24). ¿Cómo podría haberse visto afectado el ministerio de Pedro por sus prejuicios, si Dios no le hubiese revelado lo equivocado que estaba?
Es importante que los creyentes a menudo realicemos una evaluación personal crítica. Puede sernos fácil tener “ismos” negativos, como racismo, sexismo y clasismo. ¿Cuán a menudo permitimos que nuestros propios prejuicios interfieran con nuestra habilidad de ministrar a quienes no conocen de Jesucristo? Además, ¿cómo podrían afectar estos prejuicios nuestra habilidad de relacionarnos con otros creyentes? ¿Cuán a menudo usamos un lenguaje y una conducta de manera que silencian la experiencia real de discriminación de quienes nos rodean y cuentan sobre las realidades de su vida? ¿Cuántas personas se han perdido de oír del evangelio, debido a nuestros conceptos errados sobre ellos?
Queda en nosotros reconocer nuestros propios prejuicios y la manera en que dificultan que se esparza el evangelio. Debemos trabajar constantemente para desaprender nuestros prejuicios y concentrarnos en aprender a tener el carácter de nuestro Salvador.

PARA PENSAR Y DEBATIR
Como cristianos, debemos ser representantes de Cristo. ¿De qué manera nuestros prejuicios, ya sean de raza, género o clase, pueden influir sobre la forma en que otros pueden llegar a Cristo?
Krissy Wint. Doylestown, Pensilvania. EE.UU.
=============================
ESCUELA SABÁTICA LECCIÓN JÓVENES
Esta semana estudiaremos la lección 6 – El ministerio de Pedro
Para el 11 de agosto del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*