Escuela Sabática Jóvenes | Jueves 12 de julio del 2018 | El don con poder

JUEVES 12 JULIO
EL DON CON PODER
Opinión – Hech. 2:1-6.
¿Recuerdas cuando abrías tus regalos cuando eras niño, quizás en Navidad? Cada año, el deleite supremo de abrir de un tirón el brillante papel de regalo y arrancar los moños metálicos hacía que valiera la pena la espera, sin importar cuántos días del calendario había que tachar para llegar a ese momento memorable. Casi puedo saborear la deliciosa anticipación de las fiestas, cuando las decoraciones aparecían casi de la noche a la mañana, y el aire se llenaba de las notas conocidas, pero gozosas, de la música navideña.
¿Experimentaron los discípulos un sentimiento similar al esperar la llegada del Espíritu Santo? Mientras las horas y los días pasaban lentamente en el aposento alto, debieron de haberse llenado de expectativa por este Don prometido, que no sabían cómo imaginar.
Cuando llegó el Espíritu Santo, los hombres y las mujeres que estaban reunidos fueron llenados del Espíritu, y no hubo dudas de que el esperado Consolador estaba entre ellos y en ellos. Ya no eran solamente seguidores de Jesús, ahora también eran partícipes del poder con el que él había sanado enfermos y resucitado muertos. Ningún otro don, fuera del nacimiento de Jesús, ha tenido un mayor impacto en el mundo.
El Espíritu Santo no solo se sintió en el aposento alto, sino también el sonido de su llegada trajo multitudes de personas de “todas las naciones de la tierra” (vers. 5), que con asombro escuchaban que los discípulos estaban hablando en sus propios idiomas. ¡Qué Don, que trajo consigo el sonido del viento, lenguas de fuego y diversos idiomas, útiles para la comisión, en un solo lugar! Un Don comprado con sangre, lágrimas y sacrificio: un marcado contraste con la campanilla de las cajas registradoras, el conteo de billetes y el pitido del cajero automático, indicadores de “la época más maravillosa del año”, la Navidad moderna.
Me encanta recibir regalos: pienso que recibir regalos debe ser uno de mis lenguajes del amor. De todos los maravillosos regalos que he recibido, ninguno se compara con el regalo del Espíritu Santo para que habite en mi vida cada día. No puedo dejar de agradecer que este pequeño grupo de hombres y mujeres esperara para recibir este precioso don.

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Cuál es la mayor cantidad de tiempo que tuviste que esperar para recibir algo por lo cual habías pagado? ¿Y algo que recibiste como regalo?
¿Alguna vez recibiste un regalo que no te gustó? ¿Cómo reaccionaste?
Quantrilla ’Quanny” Ard. Hanover, Maryland, EE.UU.
========================
Escuela Sabática lección para Jóvenes
Esta semana estudiamos la lección 2: El Pentecostés
Para el 14 de julio del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Hugo Lamela

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*