Escuela Sabática Jóvenes | Domingo 5 de agosto del 2018 | El prejuicio de Pedro se disuelve

DOMINGO 5 AGOSTO
EL PREJUICIO DE PEDRO SE DISUELVE
Evidencia: Hech. 10:9-16.
El libro de Hechos nos muestra el poder transformador del evangelio. Podemos alabar a Dios porque venció las divisiones étnicas y culturales en la iglesia primitiva. Quienes no habían nacido con sangre israelita, los gentiles, tenían restringidas su adoración a Dios y las relaciones con el pueblo judío porque se creía que eran espiritualmente impuros. Cuando un judío piadoso entraba en contacto con ellos, sentía que tenía la necesidad de purificarse antes de presentarse nuevamente ante el Señor. Los gentiles podían participar de la adoración en el Templo de Jerusalén, pero se había construido un soreg (“pared de separación”, en hebreo) de aproximadamente un metro y medio (ver Efe. 2:14), limitándolos a la sección más alejada del patio del Templo. Había carteles en hebreo, griego y latín con la advertencia de que cualquier no judío que cruzara ese límite sufriría la pena de muerte.’
Así como Pablo necesitó de una revelación para entender que los no judíos eran parte del plan de Dios (ver Efe. 3:1-7), lo mismo le sucedió a Pedro (Hech. 10). Al comienzo, él se negó a ver a Cornelio, un centurión romano a quien Dios le había ordenado buscar a Pedro. Le habían enseñado que iba contra la ley el “que un judío se junte con un extranjero o lo visite” (Hech. 10:28), pero mediante la intervención de Dios llegó a creer lo contrario. Un estudio de los símbolos utilizados en la visión (los animales, la sábana y las cuatro esquinas) nos muestra que Dios cubre a toda nación, tribu, lengua y pueblo con su manto de justicia, no solo a los judíos. O como lo expresa Pablo en Efesios 2:13, que aquellos “que antes estaban lejos, Dios los ha acercado mediante la sangre de Cristo”. El encargo dado a Pedro ahora era “Levántate, […] mata y come”; en otras palabras, debía salir y conquistar el corazón de los hombres con el evangelio (ver Isa. 61:10; Jer. 49:36; Dan. 7:5, 23).
Cuando Pedro respondió por fe a esta visión, se abrieron nuevas puertas y Jesús entró en el corazón de Cornelio y de todos los que estaban en su casa, por medio del Espíritu Santo. Entonces, Pedro relató esta experiencia a los creyentes judíos en Jerusalén y les mostró que “también a los gentiles les ha concedido Dios el arrepentimiento para vida'(Hech. 11:18).
Norman Geislery Joseph M. Holden, The Popular Handbook of Archaeology and the Bible (Oregon: Harvest House Publishers, 2013), pp. 339-341.
PASA PENSAR Y DEBATIR
¿Qué dirías a alguien que cree que solo personas de cierta etnia, cultura o nacionalidad pueden ser salvas?
¿Qué estamos comunicando a los demás sobre Dios, si nos apartamos de todo en un intento por permanecer puros?
Andrew Carroll, Allentown, Pensilvania, EE.UU.
=============================
ESCUELA SABÁTICA LECCIÓN JÓVENES
Esta semana estudiaremos la lección 6 – El ministerio de Pedro
Para el 11 de agosto del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*