Escuela Sabática Jóvenes | Domingo 23 de septiembre 2018 | Milagros, consecuencias y misericordias

DOMINGO 23 SEPTIEMBRE
MILAGROS, CONSECUENCIAS Y MISERICORDIAS

Logos: Hech. 27:9-11,20-26,30-44; 28:1-10,16,30,31.
ESPERANZA EN LA TORMENTA (HECH. 27:9-11. 20-26)
En Hechos 27 encontramos a Pablo, a otros prisioneros y a un centurión romano a bordo de un barco camino a Roma, Aunque hasta el momento no se ha encontrado ninguna falta en él, Pablo está viajando a Roma para ser juzgado… una vez más. No ha sido acusado de ningún crimen, excepto proclamar el evangelio de Jesucristo (Hech. 24:25, 26; 26:31). Como si esto no fuera suficiente para mantener la mente de Pablo ocupada, este viaje ocurre durante uno de los momentos más peligrosos del año para viajar por mar.’ Pablo trata de advertir al centurión que estaba a cargo del barco sobre el peligro que les espera si continuaban viaje. No solo podían perder el cargamento del barco, sino también sus vidas (27:9-11). A pesar de la advertencia de Pablo, el centurión decide avanzar.
El viaje continúa, y los vientos aumentan a niveles peligrosos. Luego de varios días, se ven forzados a alivianar la carga del barco, tan solo para permanecer vivos (27:18,19). Llega un punto en el que el sol y las estrellas ya no iluminan el cielo. La oscuridad rodea a los hombres por muchos días (27:20). Comienzan a perder la esperanza de que saldrán vivos de ese aprieto. Desde un punto de vista humano, ya no hay ninguna esperanza. Es en este punto de la historia cuando vemos a Dios hacer lo que mejor hace: traer esperanza en una situación aparentemente desesperada.
En los versículos 21 al 26, Pablo anima a los hombres con un mensaje de un ángel de Dios, que le dijo: “No tengas miedo, Pablo. Tienes que comparecer ante el emperador; y Dios te ha concedido la vida de todos los que navegan contigo”. Aunque el centurión había ignorado la advertencia de Pablo, Dios demostró misericordia a él y a todos los hombres del barco, por causa de Pablo. Este es otro ejemplo más de cómo Pablo todavía era u tilizado por Dios, a pesar del error que lo llevó a estar en esta situación (Hech. 21:20-30). En medio de las situaciones más desesperadas, incluso las causadas por nosotros mismos, Dios está allí para darnos esperanza.

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Cómo te ha dado esperanza Dios en tus “tormentas”?
¿Por qué Dios permite que suframos las consecuencias de nuestras acciones, si ya nos ha perdonado?
Piensa en una ocasión en que estabas pasando por una prueba, un momento difícil en tu vida, en que miraste a Dios y le preguntaste: “¿Por qué?” Ahora piensa en esa prueba como un testimonio para otros. ¿Quién fue afectado y cómo?
Busca Hechos 27:42 al 44. ¿Y si no hubieran hecho caso del consejo de Pablo? Piensa en una ocasión en que estabas en un apuro y obedeciste -o no – el consejo del Señor. ¿Cuál fue el resultado? ¿Valió la pena?
Joy Chikwekwe, Berrien Springs, Michigan. FE UU.
=============================
Escuela Sabática – lección 13 – folleto jóvenes
Esta semana estudiaremos la lección 13 – El viaje a Roma
Para el 29 de septiembre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*