Escuela Sabática Jóvenes | Domingo 19 de agosto del 2018 | En la multitud de consejeros

DOMINGO 19 AGOSTO
EN LA MULTITUD DE CONSEJEROS
Evidencia: Hech. 15.
Aunque la iglesia cristiana primitiva estaba llena del poder del Espíritu Santo, no por eso carecía de desafíos internos. Haberse expandido rápidamente hasta llegar a ser un movimiento mundial provocó una tensión creciente entre los cristianos judíos que habían comenzado el movimiento y el creciente número de conversos gentiles. Había varios asuntos que amenazaron la unidad de la iglesia cristiana primitiva, pero el más divisorio, por lejos, fue la pregunta sobre si los creyentes gentiles debían circuncidarse para ser salvos. Hechos 10 registra que Pedro había bautizado a Cornelio y a otros gentiles incircuncisos; en aquella ocasión, los apóstoles habían llegado a la conclusión de que si los gentiles podían recibir el Espíritu Santo sin estar circuncidados, también podían ser salvos sin estarlo (Hech. 11:1-18). Pero el asunto no había quedado totalmente resulto, y “algunos […] de Judea” debatieron acaloradamente con Pablo y Bernabé sobre si la circuncisión era un requisito para la salvación (15:1, 2). Ambas partes estaban convencidas de que tenían la razón, y finalmente, en el año 50 d.C„ la iglesia primitiva organizó el Concilio de Jerusalén en el intento por resolver el conflicto con mucha oración.’
Algunos adventistas ven con cierta sospecha la idea de que la iglesia tenga concilios y organizaciones. Lo ven como características “católicas”, y temen que una organización humana coloque los planes humanos sobre la Biblia. Pero el Concilio de Jerusalén demuestra que cuando el pueblo de Dios se reúne para buscar su voluntad, con humildad y oración, el Espíritu Santo puede guiarlos, y lo hará. Los líderes reunidos no tienen autoridad sobre la Biblia, y deben rendir cuentas usando la Biblia como base. Un concilio no está en lo correcto de forma automática; pero cuando los líderes se humillan ante Dios y ante sus semejantes, e investigan la Biblia con oración, Dios los bendecirá con sabiduría y percepción bíblica, para encontrar una respuesta fundamentada en su Palabra. Así, los adventistas del séptimo día debemos cuidarnos de dos errores: el primero es el de rechazar la organización y los concilios de dirigentes, y el segundo es el error de aceptar las palabras de los concilios sin comparar sus resoluciones con la Biblia.
El concilio de Jerusalén comenzó con una “larga discusión” (Hech. 15:7), pero terminó con los hermanos “de común acuerdo” (15:25). Las palabras griegas de Hechos 15:25 sugieren que la decisión fue unánime.2 Al oír todas las evidencias, los líderes reunidos advirtieron la guía del Espíritu Santo, y llegaron a la conclusión de que no se requería la circuncisión a los gentiles. Luego, esto se comunicó a las Iglesias locales (15:28, 29). Así, el Concilio de Jerusalén sirve como ejemplo esencial de cómo se ve en la práctica un liderazgo consagrado, y nos ofrece un modelo para hoy de cómo buscar la voluntad de Dios en asuntos controvertidos.
‘ Henry H. Halley, Halley’s Bible Handbook (Granel Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House,
1965), p. 573. |2 Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 6, p. 312.
Tanner Martín, Berrien Springs, Michigan, EE.UU.
=============================
ESCUELA SABÁTICA JOVENES – LECCIÓN 8 – FOLLETO JOVEN
Esta semana estudiaremos la lección 8 – El concilio de Jerusalén
Para el 25 de agosto del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*