Escuela Sabática | 3 de septiembre 2018 | Éfeso: Segunda parte | Pastor Daniel Herrera

Lecciones de la Biblia

Lunes 3 de septiembre

ÉFESO: SEGUNDA PARTE
En Éfeso, Pablo continuó con su práctica de predicar primeramente en la sinagoga. Cuando se desató la oposición, él y los nuevos creyentes se trasladaron a la sala de conferencias de un tal Tiranno, donde Pablo predicó diariamente durante dos años (Hech. 19:8-10). El resumen que hace Lucas del ministerio de Pablo en Éfeso es que toda la provincia fue intensamente evangelizada (Hech. 19:10, 26).
En Hechos 19:11 al 20, Lucas añade algunas historias de milagros que describen el triunfo del poder de Dios en una ciudad donde la magia y otras prácticas supersticiosas eran bastante comunes. No cabe duda de que Dios podía sanar a través de Pablo, pero el hecho de que hasta los pañuelos y los delantales que el apóstol había tocado tenían poder sanador (Hech. 19:12) quizá le resulte extraño a algunos, aunque esto guarda similitudes con la curación de la mujer con hemorragia por parte de Jesús (Luc. 8:44). Las creencias supersticiosas de Éfeso quizá hicieron que Dios realizara milagros “extraordinarios”, como dice Lucas (Hech. 19:11). Quizás este sea un ejemplo de que Dios satisface las necesidades del pueblo según su nivel de entendimiento.
Satisfecho con los resultados de su misión en Éfeso, Pablo decidió ir a Jerusalén (Hech. 19:21). Lucas no explica la razón de este viaje, pero sabemos por los escritos de Pablo que deseaba entregar los fondos que había recaudado para aliviar la pobreza de la iglesia de Jerusalén (Rom. 15:25-27; 1 Cor. 16:1-3). La formación de un fondo de bienes en común en los primeros años, y una terrible hambruna en los días de Claudio, empobreció a los creyentes de Judea, y Pablo vio en su pedido de ayuda (Gál. 2:10) una oportunidad para fortalecer su confianza en su apostolado y en la unidad de una iglesia que ahora era transcultural, a pesar de conocer los riesgos a los que se exponía (Hech. 20:22, 23; Rom. 15:31).
Lee Hechos 19:23 al 41. ¿Cuál fue la verdadera razón de la oposición que afrontó Pablo que se desató en Éfeso al final de su estadía allí?
La oposición tenía que ver con la adoración pagana, que se vio seriamente amenazada por el ministerio de Pablo. La verdadera motivación de Demetrio evidentemente era económica, pero pudo convertirla en un problema religioso porque el templo de Artemisa (o Diana), considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo, estaba situado en Éfeso.
Lee Hechos 19:27. Fíjate cuán ingenioso fue Demetrio para implantar la “piedad” religiosa en su intento de hacer que el dinero siguiera fluyendo. Como cristianos, ¿por qué debemos tener cuidado de no usar nuestra fe, o una piedad fingida en relación con nuestra fe, de la misma manera?
=============================
Escuela Sabática – Lecciones de la Biblia – Pastor Daniel Herrera
Esta semana estudiaremos la lección 10 – El tercer viaje misionero
Para el 8 de septiembre del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*