Escuela Sabática | 13 de agosto del 2018 | Antioquía de Pisidia: Primera parte | Pastor Daniel Herrera

Lecciones de la Biblia

Lunes 13 de agosto
ANTIOQUÍA DE PISIDIA: PRIMERA PARTE
De Chipre, Pablo y sus compañeros navegaron a Perge de Panfilia, en la costa meridional de la actual Turquía. Antes de pasar a Antioquía de Pisidia, Lucas relata dos cambios incidentales importantes: Pablo llega a ser la figura principal (hasta aquí, siempre se menciona a Bernabé en primer lugar) y Lucas deja de usar el nombre judío de Pablo (“Saulo”) y comienza a referirse a él solo como “Pablo” (Hech. 13:9). Probablemente esto se deba a que a partir de ahora Pablo se halla principalmente en un entorno grecorromano.
Hechos 13:13 registra que Juan Marcos regresó a Jerusalén. El texto en sí no nos informa la razón de la deserción de Juan Marcos. Elena de White escribió que, ante el temor y el desánimo debido a las dificultades que les aguardaban, “Marcos se intimidó y, perdiendo todo valor, se negó a avanzar, y volvió a Jerusalén” (HAp 137). Dios nunca prometió que la misión sería fácil. Al contrario, Pablo sabía desde el principio que servir a Jesús implicaría mucho sufrimiento (Hech. 9:16), pero aprendió a confiar enteramente en el poder de Dios, y en eso residía el secreto de su fortaleza (2 Cor. 4:7-10).
Lee Hechos 13:38. ¿Cuál fue la esencia del mensaje de Pablo en la sinagoga de Antioquía?
Hechos 13:16 al 41 contiene el primero de los sermones de Pablo registrados en el Nuevo Testamento. Por supuesto que no fue el primer sermón que Pablo predicó, y no cabe duda de que solo representa un breve resumen de lo que dijo.
El sermón se divide en tres partes principales. Comienza con creencias compartidas sobre la elección de Israel por parte Dios y el reinado de David (Hech. 13:17-23); esta parte está destinada a establecer un punto de contacto con su audiencia judía. A continuación, presenta a Jesús como el cumplimiento de las promesas de Dios: un descendiente de David que podría traer salvación a Israel (Hech. 13:24-37). La conclusión es una advertencia en contra del rechazo de la salvación que se ofrece a través de Jesús (Hech. 13:38-41).
El punto culminante del sermón son los versículos 38 y 39, que contienen el núcleo del mensaje de Pablo sobre la justificación. El perdón y la justificación están disponibles solamente a través de Jesús, no de la ley de Moisés. Este pasaje no dice que la Ley haya sido abrogada. Simplemente, destaca su incapacidad para realizar lo que los judíos esperaban que hiciera: justificar (Rom. 10:1-4). Esa prerrogativa descansa únicamente en Jesucristo (Gál. 2:16).
¿Qué significa que la salvación sea solo a través de Jesús? ¿Cómo concilias la necesidad de guardar la Ley moral de Dios con el hecho de que la Ley es incapaz de justificar?
=============================
ESCUELA SABÁTICA – CON EL PASTOR DANIEL HERRERA
Esta semana estudiaremos la lección 7 – El primer viaje misionero de Pablo
Para el 18 de agosto del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Pastor Daniel Herrera

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*