Viernes 6 de febrero
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Desde el principio, Satanás ha venido presentando a los hombres un cuadro de las ganancias que pueden obtenerse por la transgresión. Así sedujo a los ángeles. Así tentó a Adán y a Eva a que pecaran. Y así sigue todavía apartando a las multitudes de la obediencia a Dios. Representa el camino de la transgresión como apetecible; ‘empero su fin son caminos de muerte’ (Prov. 14:12). ¡Felices aquellos que, habiéndose aventurado en ese camino, aprenden cuán amargos son los frutos del pecado, y se apartan de él a tiempo!” (PP 779).
“Nada tiende más a fomentar la salud del cuerpo y el alma que un espíritu de gratitud y alabanza. Es un deber positivo resistir a la melancolía, a los pensamientos y los sentimientos de descontento; es un deber como el de orar. Si estamos destinados para el cielo, ¿cómo podemos portarnos como un séquito de plañideras, gimiendo y lamentándonos a lo largo de todo el camino que conduce a la casa de nuestro Padre?
“Los profesos cristianos que están siempre lamentándose y parecen creer que la alegría y la felicidad fueran pecado, desconocen la religión verdadera” (MC 194).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Analiza la idea de que tenemos solo una visión limitada de la realidad. ¿Qué significa esto? ¿Qué cosas existen que sabemos que son reales, pero que sencillamente no podemos percibirlas, de ninguna manera? Por ejemplo, ¿cuántas ondas (de programas de radio, de satélites, de celulares) están en el aire alrededor de nosotros ahora mismo, que no podemos ver, ni escuchar ni sentir? ¿De qué modo la existencia de estas realidades debe ayudarnos a comprender cuán limitados son nuestros sentidos? ¿Cómo estas cosas deben ayudarnos a entender otras realidades que no podemos ver, como por ejemplo, los ángeles?
2. ¿Por qué es importante que comprendamos las realidades del libre albedrío y la libertad de elegir que tenemos los seres humanos, aun si Dios está, en última instancia, en el control de todo? Aunque estos conceptos (la libertad humana de elección y la soberanía de Dios) parecen ser contradictorios, ambos son enseñados en la Biblia; por lo tanto, ¿cómo podemos reconciliarlos?

Home

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*