Viernes 22 de agosto
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Unidad cristiana”, Testimonios para la iglesia, t. 5 pp. 218-229.
“La unión hace la fuerza; la división significa debilidad. Cuando los que creen la verdad presente están unidos, ejercen una influencia poderosa. Satanás lo comprende bien. Nunca estuvo más resuelto que ahora a anular la verdad de Dios causando amargura y disensión entre el pueblo del Señor” (TI 5:218).
“Debemos esforzarnos por pensar bien de todos, especialmente de nuestros hermanos, a menos que estemos obligados a pensar de otra manera. No debemos dar apresurado crédito a los malos informes. Son con frecuencia el resultado de la envidia o de la incomprensión, o pueden proceder de la exageración o de la revelación parcial de los hechos” (ibíd. 55).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. La unidad es sumamente importante para la iglesia cristiana. No obstante, ¿cuán bien se ha mantenido esa unidad? ¿De qué modo piensas que un no cristiano, al observar el cristianismo, consideraría la idea de “unidad cristiana”?
2. Jesús nos indica que debemos perdonar a aquellos que nos hacen daño. Pero ¿qué sucede si no se han arrepentido y no nos piden perdón? ¿Cómo deberíamos relacionarnos con ellos?
3. ¿Cuál es la relación entre el amor y la disciplina?
4. El movimiento ecuménico afirma ser un intento de crear la unidad por la cual oró Cristo. Por más bienintencionados que sean los motivos que algunos puedan tener, ¿qué problemas podemos identificar en el movimiento ecuménico, además de las problemáticas obvias relacionadas con los eventos del tiempo del fin?
5. “Debemos esforzarnos por pensar bien de todos, especialmente de nuestros hermanos, a menos que estemos obligados a pensar de otra manera”. ¿De qué manera deberíamos entender esa frase, especialmente a la luz de la naturaleza caída de la humanidad?

Home

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*