Lunes 19 de mayo
LA “REGLAS” DE AMOR (Juan 15:10)
La Escritura ofrece numerosos ejemplos de la fidelidad de Jesús a la Ley de Dios. Por ejemplo, aunque sus palabras en Lucas 2:49 implican que a una edad temprana comprendía su identidad, cuando su madre terrenal expresó el dolor que sintió como resultado de separarse de la familia, él humildemente acompañó a sus padres al hogar y “estaba sujeto a ellos” (Luc. 2:51). En otra ocasión, Jesús rehusó inclinarse ante Satanás cuando lo tentó en el desierto, porque la adoración estaba reservada solo a Dios (Luc. 4:8). Y hay varias ilustraciones de su observancia del sábado (p. ej., Luc. 4:16). Pablo escribió que toda la vida de Jesús estuvo basada en la obediencia a la voluntad de Dios (Fil. 2:5-11); y Hebreos dice que, aunque fue tentado, nunca pecó (Heb. 4:15). De esta manera, él pudo decir, al acercarse a sus horas finales, “he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Juan 15:10).
Lee Juan 13:34 y 35. ¿Qué quiso decir Jesús cuando indicó que este era un mandamiento “nuevo”?
Jesús entendió que había una relación entre la observancia de los Mandamientos y el amor. Aunque no estamos acostumbrados a hablar acerca de las “reglas” del amor, se podría decir que, en un sentido real, los Diez Mandamientos son esas reglas. Nos muestran cómo quiere Dios que expresemos nuestro amor a él y a los demás.
Dios es amor (1 Juan 4:16) y así, al presentar su mandamiento a sus discípulos (Juan 13:34, 35), Jesús sencillamente está ampliando la Ley de amor que se originó en su Padre (Juan 3:16). No obstante, ahora, más que solo amarnos unos a otros como a nosotros mismos, hemos de amar a Jesús como él nos amó a nosotros.
“Cuando se pronunciaron estas palabras, los discípulos no las pudieron entender; pero después de su crucifixión, resurrección y ascensión al cielo, y después de que el Espíritu Santo descendió sobre ellos en el Pentecostés, tuvieron un concepto más claro del amor de Dios y de la naturaleza del amor que debían manifestar el uno por el otro” (HAp 451, 452).
Recordando la sección de hoy, lee 1 Juan 3:16. ¿Cómo podemos tener esta clase de amor en nuestra propia vida? ¿Cómo podemos morir esa clase de muerte al yo que se necesita para que podamos expresar tal amor?

Home

Dialogo Bíblico 8

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*