Jueves 10 de julio
LA MISIÓN DE CRISTO
Después de considerar quién era Jesús, estamos en mejores condiciones para comprender qué vino a hacer por nosotros.
Satanás hizo acusaciones contra Dios. A fin de hacer frente a esas acusaciones, Jesús vino para representar el carácter del Padre y corregir el concepto falso que muchos se habían formado acerca de la Deidad. Él quería que conociéramos a Dios, porque conocerlo es indispensable para tener vida eterna (Juan 17:3).
Sin embargo, necesitamos más que conocimiento para ser salvos. Necesitamos que Dios nos provea un Salvador. Y ese es, precisamente, el significado del nombre Jesús: Yahweh es salvación (Mat. 1:21). Jesús describió su misión en términos muy claros: “el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Luc. 19:10). En el Edén, el hombre perdió su relación con Dios, perdió su santidad, perdió su hogar y perdió la vida eterna. Jesús vino para restaurar todo eso: restableció nuestra relación con el Padre (Juan 1:51), perdona nuestros pecados (Mat. 26:28), nos dio un ejemplo de cómo vivir (1 Ped. 2:21), nos está preparando un hogar (Juan 14:1-3) y nos da vida eterna (Juan 3:16).
¿Cómo definió Jesús la esencia de su misión? Juan 10:11; Mat. 20:28.
¿Por qué tuvo que morir Jesús? Fue porque voluntariamente ocupó nuestro lugar y sufrió el castigo de nuestros pecados. Todos somos pecadores (Rom. 3:10-12) y, por lo tanto, merecemos la muerte eterna (Rom. 6:23). El precio de nuestra salvación fue tan alto que solamente la vida del Hijo de Dios era suficiente para pagar por ella.
“La quebrantada Ley de Dios exigía la vida del pecador. En todo el universo, únicamente existía uno que podía satisfacer sus exigencias en lugar del hombre. Puesto que la Ley divina es tan sagrada como el mismo Dios, solamente uno igual a Dios podría expiar su transgresión. Ninguno sino Cristo podía salvar al hombre de la maldición de la Ley, y colocarlo otra vez en armonía con el Cielo” (PP 43).
Observa el mundo y el destino que nos espera a todos. Si todo terminara en la tumba, ¿qué esperanza tendríamos? Ninguna, si no fuera por el plan de salvación. ¿De qué modo podemos mostrar nuestra gratitud a Dios por lo que él ha hecho por nosotros en Cristo?

Home

Dialogo Bíblico - Lección 2 - El Hijo - Escuela Sabática tercer trimestre 2014

Dialogo Bíblico – Lección 2 – El Hijo – Escuela Sabática tercer trimestre 2014

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Lección Diaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*