Diálogo Bíblico | Domingo 8 de octubre 2017 | Un mejor pacto | Escuela Sabática

Domingo 8 de octubre
UN MEJOR PACTO
Lee Hebreos 8:6. ¿Cuál es el mensaje? ¿Qué entendemos por estas “mejores promesas”?
Quizá la mayor diferencia entre la religión del Antiguo Testamento y la del Nuevo Testamento sea el hecho de que la era del Nuevo Testamento se instauró con la venida del Mesías, Jesús de Nazaret. Dios lo envió para que fuese el Salvador. Los hombres no podían ignorarlo y pretender ser salvos. Solo mediante la expiación que él proveyó sus pecados podrían ser perdonados. Solo por la imputación de su vida perfecta podrían estar delante de Dios sin condenación. En otras palabras, la salvación era mediante la justicia de Jesús, y nada más.
Los santos del Antiguo Testamento ansiaban las bendiciones de la era mesiánica y la promesa de la salvación. En tiempos del Nuevo Testamento, la gente se enfrentó a la pregunta: ¿Aceptaré a Jesús de Nazaret, a quien Dios ha enviado, como el Mesías, mi Salvador? Si creían en él, es decir, si lo aceptaban por lo que realmente era y se comprometían con él, serían salvos por la justicia que se les ofrecía libremente.
Mientras tanto, los requisitos morales permanecieron inalterables en el Nuevo Testamento, porque su fundamento es el carácter de Dios y el de Cristo. La obediencia a la Ley moral de Dios es tan parte del Nuevo Pacto como del Antiguo.
Lee Mateo 19:17; Apocalipsis 12:17 y 14:12; y Santiago 2:10 y 11. ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de la Ley moral en el Nuevo Testamento?
A su vez, en el Nuevo Testamento cesó todo el conjunto de leyes rituales y ceremoniales que eran netamente israelitas y estaban claramente ligadas al Pacto antiguo (señalaban a Jesús, a su muerte y a su ministerio como Sumo Sacerdote), y se instauró un nuevo orden, basado en “mejores promesas”.
Ayudar a judíos y a gentiles a entender lo que implicaba esta transición del judaísmo al cristianismo fue uno de los objetivos principales de Pablo en el libro de Romanos. Llevaría tiempo lograr la transición. Muchos judíos que habían aceptado a Jesús aún no estaban preparados para los grandes cambios que vendrían.
¿Cuáles son algunas de tus promesas bíblicas preferidas? ¿Con qué frecuencia las reclamas? ¿Cuáles son las decisiones que se pueden estar interponiendo en el camino para que estas promesas se cumplan en tu vida?

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*