Diálogo Bíblico | Domingo 4 de junio 2017 | Falsos profetas y maestros | Escuela Sabática

Diálogo Bíblico | Domingo 4 de junio 2017 | Falsos profetas y maestros | Escuela Sabática

Domingo 4 de junio
FALSOS PROFETAS Y MAESTROS

A veces es fácil idealizar a la iglesia temprana, y pensar en ella como una época de gran paz y armonía entre los primeros creyentes en Jesús.

Eso sería un error. Aun desde los días de Jesús, la iglesia enfrentó luchas, a menudo desde adentro (piensa en Judas). Como lo muestran las epístolas del Nuevo Testamento, muchos de los problemas fueron provocados por falsas enseñanzas en su medio. La iglesia temprana luchó no solamente con la persecución desde afuera, sino también con problemas desde adentro. En esta carta, Pedro aborda algunos de esos desafíos internos. ¿Cuáles eran? “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Ped. 2:1-3). No parece en absoluto una época de gran paz y armonía interna entre los hermanos y las hermanas, ¿verdad?

Lee 2 Pedro 2:1 al 3, y 10 al 22. ¿De qué está advirtiendo Pedro aquí? ¿Cuáles son algunas de las falsas enseñanzas que estaban siendo promovidas en las iglesias?

Segunda de Pedro 2:1 probablemente revela la razón por la que el Señor inspiró a Pedro a escribir la carta. Les estaba advirtiendo que, así como había habido falsos profetas en el pasado, habrá falsos maestros en el futuro. Pedro presenta una letanía interesante de acusaciones contra estos maestros, desde ser responsables por “herejías destructoras” (2 Ped. 2:1) hasta llevar a otros a la esclavitud de la corrupción (2 Ped. 2:19), y una hueste de otros errores también. Por lo que escribió Pedro, podemos ver que se trataba verdaderamente de enseñanzas peligrosas, lo que explica por qué reaccionó tan fuertemente contra ellos. Pedro no concebía la idea de que la doctrina no tiene importancia.

Observa cuán fuertemente reaccionó Pedro contra estas falsas enseñanzas. ¿Qué debería decirnos esto acerca de cuán importante es la verdad? ¿Cómo podemos protegernos contra cualquier y todo intento de introducir falsas doctrinas en la iglesia?

Escuela Sabática | Lección 11 | Para el 10 de junio de 2017 | Falsos Maestros | “Apacienta a mis ovejas”: 1 y 2 Pedro | Segundo trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *