“Entró el rey para ver a los convidados,y vio allía un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo:Amigo, ¿cómo entraste aquí sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció. Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos,y echadlo en las tinieblas de afuera; allí será el lloroy el crujir de dientes”(Mateo 22:11-13).

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*