A estas alturas de nuestra conversación, seguro que habrás notado la frecuen­ cia con que usé el Antiguo Testamento al escribir mi libro. Que lo hiciera no es nada fuera de lo común, ya que esta era la “única Biblia” que existía en mis días. Proverbios, Amos y Job, solo por mencionar algunos de los libros que utilicé, me enseñaron algo importante. Sin embargo, el impacto que el libro del profeta Isaías tuvo en mi comprensión del evangelio merece una mención especial. Isaías me ayudó a entender qué es en realidad la religión verdadera y que esta solo puede practicarse en respuesta a la invitación de buscar a Dios (Isa. 55:6). Por eso me gustaría hablarte un poco más sobre dicha invitación.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*