Bosquejo | Lección 8 | El concilio de Jerusalén | Escuela Sabática Pr. Edison Choque

El texto clave de la lección de esta semana está en Hechos 15:11 y dice lo siguiente:

 “Creemos que, por la gracia del Señor Jesús, seremos salvos, de igual modo que ellos”

Cuando dice “ellos” está refiriéndose a los gentiles.

Después del primer viaje misionero, era oportuno separar un tiempo y analizar un tema controvertido entre los cristianos primitivos.

Era el tema era la circuncisión vs salvación.

Bienvenidos al bosquejo de la lección de la Escuela Sabática, estamos en la lección número 8, que tiene como título:

El concilio de Jerusalén.

Los textos que estudiaremos están en el libro de Hechos 15:1-35

Entonces prepare su corazón, tome su biblia, un lapicero y acompáñeme en este comentario.

Vamos a tocar solo dos asuntos:

  1. La conversión y circuncisión

  2. La reunión en Jerusalén.

  3. CONVERSIÓN Y CIRCUNCISIÓN

El mensaje del evangelio puede resumirse en tres declaraciones sencillas.

La primera es que Jesús murió por nosotros, tomando el castigo de nuestros pecados sobre él (2 Cor. 5:21).

La segunda, si Jesús murió por nuestros pecados, entonces la salvación es por la fe (Rom. 1:17).

Tercera, si la salvación es por la fe, entonces está igualmente disponible para todos (2 Cor. 5:15).

Aparentemente, el problema en la iglesia primitiva no era si los gentiles podían heredar un lugar en el mundo venidero, sino como podían ser recibidos en la fraternidad de la iglesia sin pasar por la circuncisión.

La circuncisión ocupaba un lugar central en la identidad religiosa y en la cultura judía.

Y las personas que se oponían a la predicación de Pablo era un grupo conocido “judaizantes”.

Algunos de ellos eran fariseos convertidos que reconocían a Jesús como el Mesías, pero todavía pensaban que la circuncisión era un medio para la inclusión en la comunidad de fe (Hechos. 15:5).

El gran problema, era que ellos estaban mesclando dos conceptos básicos:

Pacto y Salvación.

Ser miembro de la comunidad del pacto, no garantizaba la salvación. (Usted puede ampliar más este concepto en Jeremías 4:4)

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*