Bosquejo | Lección 4 | La clave de la unidad | Escuela Sabática Pr. Edison Choque

Aunque la armonía doctrinal desempeña un papel importante en la unidad de la iglesia, la clave esencial para la unidad es Jesús.

Este será el tema de la lección 4, que tiene como título:
“El secreto para la unidad”

Vamos a responder dos preguntas en la lección de esta semana:

1. ¿Cuál es la fuente de la Unidad?

2. ¿Cómo estar conectado con la fuente de la unidad?

I. ¿Cuál es la fuente de la unidad?

1. Efesios 1: 3 dice que Cristo es la fuente de las bendiciones.

Todas las bendiciones espirituales provienen de Jesús.

En qué consisten estas bendiciones:

A. Efesios 1: 4,5 dice que Dios nos eligió.

Es decir que, en Cristo, Dios decidió adoptarnos como hijos de Dios.

¿Con qué propósito? La Biblia responde:
“para ser santos e irreprensibles”.

¿Y cuáles son las implicaciones de esa elección?

• Pertenecer a la familia de Dios.

• En la familia de Dios, todos somos hermanos, igualmente amados y estimados.

Jesús no ofrece un status diferente para unos y otro status para otros. Simplemente todos fuimos beneficiados con un único estatus: Hijos de Dios. Y esa comprensión fortalece nuestro sentido de unidad.

B. Otra bendición esta en Efesios 1: 5 Allí dice que: fuimos predestinados para él.

Significa el plan de salvación era para todos, no sólo para algunos.

Pero la decisión de aceptar esa bendición viene del ser humano, y esa decisión nos une.

2. Por otro lado, en Efesios 2:11-22 Cristo es retratado como quien derriba las paredes.

De forma simbólica la muerte de Cristo, derribó ese muro de separación entre judíos y gentiles, pero no sólo entre judíos y gentiles, si no también permitió que todos podamos tener igual acceso a Dios.
¡Cuántos dicen amén!

II. Cómo estar conectado a la fuente de la unidad. (Efesios 4: 1-6)

Efesios 4: 4 dice: “Hay sólo un cuerpo y un Espíritu”

El propio Apóstol Pablo explica en Colosenses 1:18 que el cuerpo es la iglesia y Jesucristo es la cabeza del cuerpo.

Si el cuerpo no está ligado a la cabeza, no hay forma de mantener la unidad en la iglesia.

En otras palabras, sin Cristo no hay vida, no hay unidad, no hay misión.

Los capítulos 4 a 6 describen algunas actitudes y acciones que nos ayudan a mantener esa unidad en Cristo.

1. Humildad. (Efesios 4: 2)

2. La mansedumbre. (Efesios 4: 2)

3. La paciencia. (Efesios 4: 2)

4. Verdad. (Efesios 4:25)

5. Amor. (Efesios 5: 1)

6. Submissão. (Efesios 5: 22,23) 7.

7. La obediencia. (Efesios 6)

Pero, no podemos experimentar unidad verdadera, sin estar ligados a Cristo.

La metáfora de la vid de Juan 15 nos ayuda a entender esta unidad:

Una rama vive y crece solamente cuando está ligada a la fuente de la vida.

El Bautismo es una forma de conectar nuestra vida con Cristo.

Con todo, la acción singular del bautismo no garantiza una conexión continua.

Debemos buscar día a día estar conectados con Cristo.

Aplicaciones:

1. Permanecer ligado a Cristo es el fundamento para la unidad de unos con otros.

La forma más eficaz de permanecer unido a Cristo es por medio de la Palabra de Dios y la oración.

Al terminar este estudio porque no confirmamos el compromiso con el Estudio Diario de la Biblia y la lección de la Escuela Sabática.

2. Cuando estamos conectados con Cristo es inevitable dar frutos.

Cuando más cercana sea nuestra relación con Cristo, más cercana será nuestra relación con los demás.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*