Lección 2: El Hijo 3º Trim 2014 – Escuela Sabática . Descarga otros materiales de la escuela sabática aquí: http://downloads.adventistas.org/es/k…

Bosquejo de la Lección 2 – El Hijo

Motivación:

El padre Damien fue un religioso que llegó a ser conocido por la disposición en servir a los leprosos. Él se mudó a Kalawao, pequeña aldea de la isla de Molokai, en Hawai. Este lugar fue separado para servir de colonia de leprosos. Él vivió en medio de ellos durante dieciséis años; aprendió el dialecto nativo, cuidó sus heridas, abrazó los cuerpos que nadie más podía tocar, organizó escuelas, bandas y coros; construyó casas para ellos. Poco a poco Kalawao se transformó en un lugar para vivir en vez de un lugar para morir. Él se quedó cerca a ellos, por eso lo amaban.

Cierto día, él se levantó y empezó el sermón con dos palabras:

Nosotros, leprosos…

Ahora él no estaba sólo ayudándolos. Él era uno de ellos.

Cierto día Dios vino a esta tierra y empezó su mensaje con dos palabras: “Nosotros humanos…” Ahora él no estaba sólo ayudándonos, Él era uno de nosotros. Ahora estaba en nuestra piel.

Foco: Reconocer que la naturaleza de Cristo ofrece a la humanidad tanto un amigo comprensivo como un Creador omnipotente, capaz de llegar a ser un Sustituto divino de los pecadores.

Comprensión:

I. La naturaleza del hijo.

Pregunta 1: Jesús tenía dos naturalezas, ¿era plenamente hombre y plenamente Dios?

Divino: Lucas 5:17-26. Perdonó pecados; Juan 8:58 Yo soy

Pregunta 2: ¿Por qué Jesús insistió en ser conocido como el Hijo del Hombre?

Pregunta 3: ¿Son el Padre y el Hijo dos personas diferentes?

Pregunta 4: ¿En qué sentido son Uno?

II. El beneficio de la doble naturaleza de Jesús.

Pregunta 5: ¿Por qué fue necesario que Cristo fuera totalmente humano y totalmente divino?

Aplicación:

Los demonios sabían y confesaron que Jesús era “el Santo de Dios” (Mc. 1:24), el Hijo de Dios (Marcos 3:15) Ese reconocimiento no es suficiente para nuestra salvación, no sólo debemos tener una aceptación intelectual de Jesús. Debe ser una aceptación plena en nuestra vida. Debe haber entrega. El mejor lugar para entender a Jesús es al pie de su cruz. Debemos ir permanentemente al pie de la cruz para meditar en el sacrificio infinito que él hizo por tu salvación.

Creatividad:

En Cristo fueron unidos lo humano y lo divino. Su misión era reconciliar a Dios con el hombre y al hombre con Dios. Su obra fue unir lo finito con lo infinito. Bendijo al mundo viviendo em la carne humana la vida de Dios. Dejando las cortes celestiales, Cristo vino a este mundo para representar el carácter de su Padre, y así ayudar a la humanidad a regresar a su lealtad. Todo aquel que se arrepiente y vuelve a Él viene a ser su herencia y su testimonio. ¿Reconoces a Jesús como tu Dios, Señor y Salvador? Entonces, ¿por qué no te levantas esta semana en su nombre y hablas a alguna persona de lo que Jesús hizo por ti?

Bosquejo Lección Escuela Sabática - Tercer trimestre 2014

Bosquejo Lección Escuela Sabática – Tercer trimestre 2014

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*